Saltar al contenido

Visita al Monasterio de la Santa Espina

El Monasterio de la Santa Espina es uno de los muchos tesoros que esconde la provincia de Valladolid. Ubicado en el valle del río Bajóz, en un pequeño oasis de vegetación dentro de los áridos campos de Castilla. Es un conjunto arquitectónico increíble, rodeado por un cerco amurallado del siglo XV, con una extensión de más de 3.000 Ha, por el que se accede cruzando un bonito arco monumental del SXVI. Pero, además, aparte de realizar la visita al Monasterio de la Santa Espina, se puede practicar senderismo.  Desde la parte trasera del monasterio sale la senda del Pantano, una agradable ruta circular de 10 kilómetros sin ninguna dificultad. El monasterio está declarado Bien de Interés Cultural desde el año 1931 y actualmente, alberga la Escuela de Capacitación Agraria.

Visita al Monasterio de la Santa Espina

Después de cruzar el arco monumental de la muralla, se accede a un bonito jardín muy bien cuidado. Hay que caminar unos pocos metros para vislumbrar, por un lado, la iglesia con sus dos esbeltas torres y en el segundo cuerpo de la fachada una cruz de piedra con una corona de espinas, y por otro, la fachada de la hospedería por la que se accede al interior del monasterio, que cuenta entre su ornamentación, con los escudos del abad del monasterio y del rey Alfonso VII.

Monasterio-de-la-Santa-Espina

En el interior de la hospedería, antes de pasar al claustro, se contratan las visitas guiadas. Se pueden visitar los dos claustros por libre, pero el acceso al interior de la iglesia solo es posible con la visita guiada.  En la visita, lo primero que nos comentaron son breves pinceladas de la historia del monasterio. Este se fundó en el año 1.147, de la mano de monjes cistercienses provenientes de Madrid, por orden de Doña Sancha de Castilla, en unos extensos terrenos que heredó por la muerte de su marido. Su ocaso empezó cuando las tropas francesas, de regreso tras la derrota en la Guerra de la Independencia, se ocultaron unos días en el monasterio aprovechando la densa vegetación del entorno y arrasaron con todo lo que pudieron. Después caería en el olvido con la desamortización de Mendizábal, hasta que en el año 1865 lo adquirió el Marqués de Valderas y lo convirtió en un centro de enseñanza agrícola.

En el Claustro Regular, adosado a la iglesia, aún se conservan algunos elementos románicos del siglo XII. En uno de los laterales del claustro, se aprecian los restos de antiguas sepulturas de nobles de la época y en algunas de las piedras se pueden ver las marcas de los canteros. Los franceses también arrasaron las tumbas en busca de posibles tesoros.

Claustro-sepulturas-santa-espina

Continuando por el claustro se llega a una de las joyas del monasterio, la sala capitular. Es de lo poco original que se conserva del SXII. A pesar de ser muy austera, como todo lo relacionado con la orden del cister, me pareció lo más impresionante del monasterio.  Es una pequeña sala abovedada que se articula en torno a cuatro columnas centrales y otras 4 adosadas a los muros, sin ninguna decoración en los capiteles. Hay que fijarse también en los ventanales, son muy hermosos.

Sala-capitular-Santa-Espina

De la sala capitular, se pasa al interior de la Iglesia y el estilo ya pertenece al gótico cisterciense. Es una planta muy alargada con tres naves, todas cubiertas con bóvedas de crucería.  Hay que fijarse en la Capilla Mayor en el retablo de madera policromada, que, aunque parece hecho a medida para el Monasterio de la Santa Espina, procede del Monasterio de Retuerta, hoy convertido en uno de los hoteles más lujosos de Europa. El anterior retablo, de alabastro, despareció junto a las tropas francesas. Como dato curioso decir, que la imagen de la Asunción se pudo salvar, ya que los vecinos de San Cebrián de Mazote, la noche antes de que llegaran los franceses, fueron al monasterio y se llevaron la original, que hoy descansa en la iglesia del pueblo.

Junto a la Capilla Mayor, se encuentran la Capilla de los Vegas, donde descansan los restos de esta familia noble castellana y que tanto tuvo que ver con la construcción de la iglesia, y la Capilla de San Rafael, también llamada del Abad, en la que se encuentra la sepultura de Rafael Cavestany y su mujer Enriqueta, promotores de la última restauración del monasterio.

Santa-Espina

Pero aún falta la capilla más interesante, la que custodia la reliquia que da nombre al monasterio.  Diseñada por Francisco de Praves, era la capilla que antiguamente albergaba las reliquias del monasterio. Todas estaban sobre postes de madera y desaparecieron en el incendio que sufrió el monasterio en el año 1731. Todas menos una, la de la Santa Espina.  La reliquia un regalo del rey francés a la hermana del rey Alfonso VII, Doña Sancha de Castilla. Justo debajo de la capilla, se encuentra el antiguo cementerio de los monjes del monasterio.

En el monasterio también es interesante una exposición que cuenta con más de 3000 mariposas de un antiguo profesor del centro que ha ido coleccionando durante años. Yo por tema de horario no pude visitarla.

Cómo llegar el Monasterio de la Santa Espina

El Monasterio de la Santa Espina se encuentra a 40 km de Valladolid. Para llegar hasta él, la mejor manera es a través de la A60 o la A62. Es una visita ideal para un día, y ver de paso el Osario de Wamba, el Castillo de Torrelobatón y la Villa de Urueña.

Horarios y precio de la visita al Monasterio de la Santa Espina

La entrada cuesta 2€ e incluye la visita guiada. Entrada de grupos de más de 15 personas: 1 € por persona.

Horarios de visita al monasterio, claustros e iglesia:

* Martes a Jueves: 10:30 a 13:30 y 16:30 a 18:30h

* Viernes: 10:30 a 13:30h

* Sábados: 11:30-12:30-13:30h y 16:30-17:30-18:30 h

* Domingos: 11:45-12:30, 16:30-17:30-18:30 h

Horario de visitas al mariposario: sábados a las 11, 12, 13, 17, 18 y 19h, y domingos a las 12 y 13h.

Miel de la Santa Espina

No te puedes ir de la Santa Espina sin llevarte uno de sus productos gatronómicos más típicos, la Miel de los Montes Torozos. En el pueblo puedes preguntar por Virginia, o comprarla en el mismo bar. Es una miel artesanal de gran calidad. Tienen miel de encina, de tomillo y de espliego. Yo no pude resistirme y me vine un kilo de miel de tomillo.

Si tienes cualquier consulta sobre la visita al Monasterio de la Santa Espina, no dudes en dejar un comentario. Y si te gustó, y quieres recibir más entradas como esta, suscríbete al blog.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Únete a otros 5.553 suscriptores

Planifica tu viaje a la Santa Espina

Sin duda la visita al Monasterio de la Santa Espina es una de las mejores cosas que hacer en la provincia de Valladolid. Para alojarse te pongo las ofertas de hoteles en Valladolid.

Booking.com

Si quieres ver más fotos del Monasterio de la Santa Espina entra en mi perfil de Pinterest

Te puede interesar:

Qué ver en Medina del Campo

A %d blogueros les gusta esto: