Ruta de senderismo en la Santa Espina "La Senda del Pantano"

A veces no hay tiempo para grandes viajes ni para escapadas de varios días, pero quedarse en casa no es una opción. Seguro que tienes cerca un estupendo lugar para salir y disfrutar de la naturaleza. Hoy propongo “La Senda del Pantano”. Una ruta sencilla, agradable, ideal para disfrutar en familia y cargada de historia en la provincia de Valladolid. Es una ruta de senderismo en la Santa Espina a lo largo del curso del río Bajoz.

Es una de las joyas de los Montes Torozos y que solía frecuentar Miguel Delibes, célebre escritor vallisoletano . La ruta se completa con la visita al Monasterio de la Santa Espina y al Centro de Interpretación de la vida rural de Castilla y León.

Índice()

    ➡️ La Senda del Pantano

    No es una ruta de paisajes espectaculares, de grandes desniveles, ni de terrenos abruptos, pero es ideal para pasear y disfrutar de una agradable jornada, rodeado de la naturaleza, en una de las pocas zonas boscosas de la provincia de Valladolid. Se pasea entre viñedos, olivos, encinas, quejigos y pinos. Además, con un poco de suerte, se pueden avistar cormoranes, fochas, ánades, garcetas, zampullines y disfrutar con el vuelo de algún ave rapaz. No es de extrañar también ver corretear jabalíes, zorros, corzos y conejos.

    ➡️ Ruta de senderismo en la Santa Espina

    Para iniciar la ruta se puede tomar como referencia la parte trasera del Monasterio de la Santa Espina. Desde allí, continuar hasta pasar la piscina, donde un cartel indica el inicio de la Senda del Pantano. Todo el desnivel de la ruta aparece en los primeros metros, hasta llegar a una zona de viñedos y olivares donde se allana el terreno. El último tramo, antes de llegar a la carretera que va hacia Castromonte, discurre por un joven encinar.

    Ruta-de-senderismo-en-la-Santa-Espina

    ⇨ Bajada hasta el pantano

    Una vez que se haya llegado a la carretera, hay que cruzarla y continuar por el sendero paralelo a la misma. En mi caso no había señal con indicación alguna, pero no tiene mayor dificultad, en todo momento se intuye el sendero entre los árboles.  Hay que recorrer aproximadamente 1 km hasta que el camino gira a la izquierda y empieza el descenso. En este tramo la vegetación es más densa fruto de la proximidad del pantano.

    ⇨ Embalse de la Santa Espina

    El embalse de la Santa Espina es pequeño pero coqueto. Llegado a este punto, puedes continuar hacia la otra orilla del río Bajoz para enlazar con el camino que lleva de vuelta al Monasterio de la Santa Espina, o seguir avanzando a través del sendero que transcurre entre el pantano y la vegetación de ribera. Esto último, siempre que el nivel del agua lo permita. En mi caso, a pesar de estar embarrado el sendero, se podía avanzar sin ninguna dificultad. Se apreciaba en los troncos de los arboles hasta donde había llegado el nivel de agua días atrás. Fue sin duda, la parte de la ruta que más me gustó. La paz y tranquilidad que transmite es increíble, ideal para desconectar y disfrutar del avistamiento de aves acuáticas que moran en él pantano. Pasado este, hay que girar a la izquierda y cruzar un puente de madera para alcanzar el camino de vuelta por la otra orilla. Ojo al pasar el puente, estaba un poco fastidiado y hay que salvarlo con cuidado para no darse un buen coscorrón.

    Embalse-de-la-Santa-Espina

    ⇨ La otra orilla del pantano de la Santa Espina

    La senda continua por la otra orilla del pantano hasta llegar de nuevo al Monasterio de la Santa Espina. Eso sí, no olvides hacer una parada en el camino cuando veas un cartelón que indica “Molino”.  Hay que desviarse unos metros para llegar hasta los restos del antiguo molino hidráulico que utilizaban los monjes del monasterio. Hay un cartelón que explica el uso y la función del molino.  Junto a los restos del molino, otro cartelón indica la presencia abejas. Hay de desandar lo andado para retomar el sendero hacia el monasterio. Es resto del recorrido no presenta ninguna dificultad.

    ➡️ Centro de Interpretación de la vida rural de Castilla y León

    No olvides visitar el Centro de interpretación de la vida rural de Castilla y León. Posee una colección de instrumentos agrarios muy interesante. Después de la realizar la «Senda del Pantano», ya es el momento de realizar la visita guiada por el Monasterio de la Santa Espina y descubrir los tesoros que alberga. Si tienes tiempo, aprovecha para visitar su entorno. Te recomiendo el Osario de Wamba, la Iglesia de San Cebrián de Mazote y el Castillo de Torrelobatón, visitable todo en un mismo día.

    ⚠️ Planifica tu visita

    Sin duda al Monasterio de la Santa Espina es una de las mejores cosas que hacer en la provincia de Valladolid. Para alojarse puedes buscar ofertas de hoteles en Valladolid.

    El Monasterio de la Santa Espina se encuentra a 40 km de Valladolid. Para llegar hasta él, la mejor manera es a través de la A60 o la A62.

    Recomendación: No te puedes ir de la Santa Espina sin llevarte uno de sus productos gastronómicos más típicos, la Miel de los Montes Torozos. En el pueblo puedes preguntar por Virginia, o comprarla en el mismo bar. Es una miel artesanal de gran calidad. Tienen miel de encina, de tomillo y de espliego. Yo no pude resistirme y me vine un kilo de miel de tomillo.

    Puedes completar la senda del Pantano con visita al Monasterio de la Santa Espina. Muy cerca se encuentran lugares interesantes como el Osario de Wamba, el Castillo de Torrelobatón, o las históricas villas de Tordesillas y Medina del Campo.

    Actividades en la provincia de Valladolid que pueden interesarte


    Si tienes cualquier consulta sobre la ruta de senderismo en el  Monasterio de la Santa Espina, no dudes en dejar un comentario. Y si te gustó, y quieres recibir más entradas como esta, suscríbete al blog.

    1. ~Aileen~ dice:

      ~...Que chevere bonitas fotografías y buen articulo.~

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir