Restaurante El Ermitaño

En la última escapada que hicimos a la ciudad de Benavente, aprovechamos para comer en el Restaurante El Ermitaño del que teníamos muy buenas referencias. Al fin y al cabo, entre otros muchos premios, está galardonado con una Estrella Michelín y dos Soles de la Guía Repsol, por lo que la calidad de la velada se da por segura. En las siguientes líneas os contamos nuestra experiencia en el Restaurante El Ermitaño, sus platos, la carta, el trato al cliente, las medidas de seguridad frente a la Covid-19 y el precio.

Índice

    ⭐ Restaurante El Ermitaño, Estrella Michelín en Benavente

    El Restaurante El Ermitaño es el único ganador de la Estrella Michelín en la provincia de Zamora. Es un restaurante perfecto  para disfrutar de la gastronomía castellana ya que predominan los productos de la tierra con el toque personal y la innovación que le otorgan los hermanos Pedro y Oscar. El restaurante, con una decoración muy cuidada, está ubicado en una casa señorial del año 1775 rodeada de jardines y con un amplio aparcamiento en las afueras de Benavente.

    el-ermitaño

    Respecto a las medidas de protección frente a la Covid-19 del Restaurante El Ermitaño no tengo ninguna queja. Antes de entrar hay alfombras desinfectantes para los pies, geles hidroalcohólicos tanto en la entrada como por las diversas salas del restaurante, una separación de más de dos metros entre las mesas y el personal siempre con mascarillas y guantes.

    ⭐ Carta y menú degustación del Ermitaño

    Para comer o cenar en El Ermitaño tienes dos opciones, platos de la carta o menú degustación. En cuanto a la cartas disponen de dos diferentes. La del restaurante y una carta para el mesón. La carta del restaurante me parece muy acertada, con unos platos fijos y otros que cambian cada tres meses en función de la estación de año aprovechando los productos de temporada.

    Entre los platos más tradicionales del restaurante puedes encontrar:

    • Canutillos de cecina con hígado de pato y membrillo (uno de los clásicos).
    • Arroz de pueblo con chorizo, jamón, ternera y manitas de cerdo.
    • Bacalao con manitas de lechazo, panceta crujiente y aceite de perifollo.
    • Lengua adobada con liliáceas, su jugo, patata y guindilla.
    • Lechazo asado al horno de lechal con patatas asadas al ajo, aceite y pimentón.

    Menús degustación del Restaurante El Ermitaño

    Algo que me gusta y mucho de El Ermitaño es que no son menús cerrados, y en función del tipo de menú que elijas puedes ir completándolo con los platos que más te gusten de la carta. En otros restaurantes los menús son cerrados y siempre puede haber algún plato que no te apetezca comer en ese momento. En El Ermitaño tienes los siguientes menús disponibles:

    • Menú Raúl: Está compuesto por un aperitivo, un entrante frío, un entrante caliente, carne y postre. Tiene un precio de 45€.
    • Menú Félix: Está compuesto por un aperitivo, un entrante, pescado, carne y postre. Tiene un precio de 55€.
    • Menú Lara: Está compuesto por un aperitivo, un entrante frío, un entrante caliente, pescado, carne y postre. Tiene un precio de 65€.
    • Menú Marta: Está compuesto por un aperitivo, un entrante frío, un entrante caliente, pescado, carne, pre-postre y postre. Tiene un precio de 70€.

    *La bebida no está incluida en el precio del menú.

    ➡️ Algunos de los platos de la carta del Restaurante El Ermitaño

    Como los clásicos del Restaurante El Ermitaño siempre vamos a poder degustarlos nos decidimos a pedir mayoritariamente platos de la carta de temporada. Vamos a ver los platos del menú paso a paso:

    Lo primero que nos trajeron fue un aperitivo cortesía de la casa.

    aperitivo-ermitaño

    Para el primer entrante teníamos decidido pedir los canutillos de cecina, pero como es un plato que siempre van a tener y en la carta de temporada había tartar de potro, nos decantamos por este último. El tartar va acompañado de yema, mostaza, anchoa, cebolleta, alcaparra, piñones y olivas. Estaba muy bueno, las cosas como son.

    tartar-de-potro

    Llegó el turno para el entrante caliente y esta vez sí, pedimos uno de los clásicos del Ermitaño, las cocochas de bacalao con patata, queso de oveja, jamón ibérico y yema. La verdad que me pareció el plato más flojo de todos, me supo demasiado a patata y el único que le daría una nota menor de 9.

    cocochas-de-bacalao

    Tras los entrantes tocaba el pescado, el primero de los platos principales. Una de las especialidades de la casa es el bacalao pero nunca habíamos probado la maragota y consideramos que era un buen momento. Viene acompañada con caldo de cefalópodos, arroz veneré en su tinta, trompeta negra y ali-oli. Estaba delicioso.

    el-ermitaño-benavente

    Por último antes de dar paso a los postres, llegó el turno de la carne. Para esta ocasión nos decidimos por el cochinillo confitado con manzana reineta, queso fresco, flores y regaliz, todo regado con el jugo del cochinillo. Un plato de 10, el que más me gustó de todo el menú.

    restaurante-el-ermitaño-benavente

    Después del cochinillo tocó elegir los postres. El camarero muy amable nos dijo que estábamos a tiempo de cambiar el menú y elegir un solo postre si estábamos llenos, que la verdad no faltaba mucho, pero al final continuamos adelante con el menú Marta y con los dos postres. El primero algo más ligero fue el denominado Reineta, Coco, Lima y Te. Es básicamente un puré de manzana reineta asada, con sorbete de coco, caviar de lima, galleta de coco, reineta natural y escarchada regada con un té macha por encima. Suave y delicioso.

    postres-el-ermitaño

    El colofón final a la comida en el Restaurante El Ermitaño fue el Bosque de Otoño. Simplemente espectacular. Es una crema de castaña al chocolate blanco con helado de hongos, tierra de almendras, polvo de frutos secos y setas silvestres, palito de hongo y toffee de licor de orujo de castañas. La composición del plato era perfecta, simulando el bosque. Un 10. Para el café existe la posibilidad de tomarlo en la misma mesa o alargar un poco la velada y subir a tomarlo a la buhardilla.

    bosque-de-setas

    ⭐ Opinión de El Ermitaño : Nota 8.5/10

    El Restaurante El Ermitaño es perfecto para disfrutar de una buena jornada gastronómica en la provincia de Zamora. Es uno de esos restaurantes a los que merece la pena desplazarse solo para comer. Las medidas de prevención anti la Covid-19 son muy adecuadas, haciendo que te sientas seguro en todo momento. Respecto al trato por parte del personal fue perfecto, no se le puede poner ningún pero. La presentación de los platos como podéis ver en las fotografías es muy buena, entrando por los ojos desde el primer momento. En cuanto a la relación calidad-precio es de 10, tienes la posibilidad de comer por menos de 50€ en un Estrella Michelín. Si le bajo algo de nota es por el plato de la cocochas de bacalao que me decepcionó un poco (aunque eso va en función de los gustos de cada uno), por un par de espinitas en el plato de la maragota y por la música de ambiente que en mi opinión estaba demasiado alta. También eché en falta algunos detalles que he visto en otros Estrellas Michelín como un cepillo de dientes en el baño, pero ya son cosas que rizan el rizo. Sin duda muy recomendable y donde volveré seguro.

    ⭐ Contacto

    El Restaurante El Ermitaño está ubicado a las afueras de la ciudad de Benavente, provincia de Zamora, concretamente en el Arrabal Huerta de los Salados sin número. Puedes contactar con el restaurante en el formulario de contacto de su página web, en la dirección de correo electrónico info@elermitaño.com o en el teléfono 980 632 231.

    Si te decides por comer o cenar en el Restaurante el Ermitaño es recomendable que reserves con antelación. Puedes hacer la reserva desde su página web o desde la web del Tenedor que suele tener importantes ofertas y descuentos.

    ⭐ Qué ver en Benavente

    Benavente es la segunda ciudad más poblada de la provincia de Zamora. Tiene una gran historia y fruto de ella su patrimonio, por lo que necesitarás al menos unas 3 o 4 horas para hacer un recorrido por la ciudad. Apunta como lugares que no puedes perderte el Torreón del Caracol que es de lo poco que se conserva del Castillo de la Mota, la Casa de Solita, la Iglesia de Santa María del Azogue, el Teatro Reina Sofía, la Plaza del Grano, el Hospital de la Piedad de Benavente, los puentes medievales y su Plaza Mayor. 


    Si tienes cualquier consulta sobre el Restaurante El Ermitaño en Zamora, no dudes en dejar un comentario. Y si te gustó, y quieres recibir más entradas como esta, suscríbete al blog.


    Puede interesarte:

    Ruta por Zamora en coche
    Más publicaciones sobre restaurantes

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir