fbpx

Ruta de un día por Essaouira «la ciudad del viento»

La ciudad del viento, conocida antiguamente como Mogador, me recibe con honores.  Los alisios, llegados desde el Océano Atlántico, se dejan notar nada más poner un pie en la playa de Essaouira. Al fuerte viento lo acompaña el olor a mar y el incesante canto de las gaviotas mientras sobrevuelan la costa y sobre ésta, el ruido de las olas al romper contra las rocas y cuyos colores, blancos de la espuma y azul del mar, están en armonía con los tonos característicos de los edificios de la ciudad, contrastando con el ocre de las murallas. Acompáñame en mi ruta de un día por Essaouira y descubre los secretos de esta ciudad declarada patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2001. Vamos a disfrutar de todo lo que hay qué ver en Essaouira .

ciudad del viento
Así me recibe la ciudad del viento

Essaouira

“La ciudad de Suera, que en los mapas figura con el nombre de Mogador, fue fundada por el sultán Sidi Mohamed, padre del sultán actual. Su forma es regular. Sus edificios, bastante elevados, presentan buen aspecto para una ciudad africana”. Ali Bey (viajero)

Essaouira

Cómo llegar a Essaouira

La forma más fácil de llegar es tomando como referencia la ciudad de Marrakech. Los 200 kilómetros de distancia que las separan se salvan en poco más de 2 horas y media.  Si solo vas a hacer una visita de un día desde Marrakech, lo más recomendable es contratar una excursión. Yo lo hice con Civitatis y salí muy contento. Más información sobre ella aquí.

Booking.com

Mi viaje empezó en la Riad de Marrakech, donde puntuales me vinieron a recoger. Según avanzábamos en nuestro recorrido y al mismo tiempo cambiaba el paisaje, el conductor del minibús hizo una parada y ante nosotros, una de las imágenes más clásicas de Marruecos, el árbol de argán y sobre sus ramas, las cabras trepadoras comiendo su fruto. Trepadoras en su hábitat natural, no allí, puestas por sus dueños para intentar sacar unas monedas a los turistas sorprendidos.  Y a los pocos kilómetros, de nuevo una parada, esta vez en una cooperativa donde las mujeres trabajan el argán. La última parada ya fue sobre la playa de Essaouira aproximadamente a las 11 de la mañana y en el mismo lugar, nos recogería el autobús 5 horas más tarde.

cabras en el árbol de argán
Cabras subidas en el árbol de argán

Qué ver en Essaouira

No dejes de pasear por la playa hasta llegar al puerto y desde allí, subir a la torre de la fortaleza custodiada por cañones para contemplar, si el tiempo lo permite, la isla de Mogador. También recorre las calles principales de la medina desde una puerta a otra de la muralla  y piérdete por las calles estrechas y polvorientas hasta que, sin darte cuenta, acabes en alguna plaza llena de restaurantes donde sentarte a disfrutar de un café y la música de algún artista callejero.

Ruta de un día por Essaouira

Te recomiendo un inicio de ruta por Essaouira diferente. Como verás una vez que estés allí, prácticamente todos los visitantes irán dirección al puerto, o dirección al centro de la medina por la plaza Moulay Hassan. Yo te aconsejo que des un paseo por el exterior de las murallas para entrar en la medina por la Bab Marrakech y visitar más tranquilos la ciudad, camuflándote entre las gentes del lugar.

Bab Marrakech

Dos cañones custodian la puerta congelados en el tiempo, recordando que siglos atrás, la visita a Essaouira no era tan agradable como lo es hoy en día para los forasteros. A Essaouira se la conoce también como “la bien dibujada”, por el detalle con que se estudió toda estructura y diseño de la fortificación. No es una fortaleza que impresione por sus dimensiones, pero lo que está claro es que resultó ser muy eficaz.

Bab Marrakech
Bab Marrakech

Acceso a la Medina

Una vez atravesada la Bab Marrakeck, en L´Ensemble Artisenal, al fondo de un precioso patio fui en busca de un ficus gigantesco de más de 300 años, pero no di con él.  Continue por la Rue Mohammed al- Qoray mientras esquivaba motos, dejaba a los lados puestos de comida y fabricantes de muebles y antes de llegar al corazón de la medina, me abrí paso por la Rue Ibn Khaldoun y en esta, lo que esquivaba eran los balonazos de los niños que jugaban tranquilos en una calle sin apenas turistas, hasta llegar a la Bab Doukkala o puerta norte y como no podía ser de otra manera, también estaba custodiada por dos cañones.

L´Ensemble Artisanal
Mohammed al Qoray
Bad Doukkala
Bad Doukkala

Avenue Zerktouni

Cruzando de nuevo la puerta norte entré en la Avenue Zerktouni, la calle principal que lleva hasta el zoco. Estaba abarrotada, tanto de gente como de puestos en los laterales, después de haber paseado con tranquilidad me recordó un poco al agobio de Marrakech, con la diferencia que ningún comerciante me incitaba a comprar, ni me preguntaba si por unas monedas me llevaba a algún lugar de la ciudad. Eso sí, las condiciones higiénicas de la comida en los puestos dejaban un poco que desear.

qué ver en Essaouira
qué ver en Essaouira

La mellah

Del bullicioso zoco salí por un pasaje que se abre a la derecha y me dejé llevar por las calles estrechas de la mellah, actualmente en ruinas y que nada tiene que ver con lo que llego a ser. Aún se puede ver alguna estrella de David sobre las puertas.

mellah
mellah

Murallas de la alcazaba

Sin saber muy bien cómo, llegué de nuevo hasta las murallas de la ciudad y desde allí fui por el interior de éstas buscando la salida hacia el puerto. Como podéis imaginar, hasta la muralla estaba llena de tiendas. Durante el recorrido siempre aparecía alguna plaza llena de restaurantes, pero como veis no había demasiado turista a pesar de ser una buena hora para comer.

muralla de la alcazaba
Mogador

Plaza Moulay Hassan

Es el centro neurálgico de la ciudad. La inmensa plaza está rodeada por restaurantes y cafés, ideales para descansar del ajetreo de la medina.

Mogador
Essaouira

Skala del puerto

Personalmente y como amante de las fortalezas  fue lo que más me gustó.  El camino hacia torre con los cañones de bronce apuntando al mar y velando por la ciudad, resulta impresionante.  Una inscripción en el arco de la entrada permite leer “Montad guardia confiando en Dios”.  No hay que dejar de subir a lo alto de la torre y sentarse a disfrutar tranquilamente de las vistas.  Y allí estaba yo, de pie y resistiendo el fuerte viento que soplaba, mientras divisaba en el horizonte la antigua Mogador. Entre tanto, no dejaba de imaginar como en el pasado glorioso que llego a tener este puerto, estratégico para el comercio entre África y Europa, llegarían las caravanas procedentes del desierto cargadas de mercancías y cruzarían las murallas hasta perderse entre el polvo levantado por las calles de la medina.

Essaouira
Essaouira
la ciudad del viento

Y por último, dejo una de las postales típicas de Essaouira.

Ruta de un día por Essaouira

Tanto si te gustó el contenido como si te sirvió, puedes comentar, compartirlo en las redes sociales y suscribirte al blog, sería de gran ayuda.

Sígueme en las redes sociales y suscríbete a la página

Suscríbete al blog por correo electrónico

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: