Muy interesante, como siempre. Para despertar el «apetito» de viajar.
Abrazos.

Responder