Los mejores coches de renting para particulares para viajar con total tranquilidad

Gozar de libertad en términos de movilidad es una ventaja significativa en lo que respecta al desarrollo de la rutina, evitando así tener que depender de terceros o del transporte público para llegar de un punto a otro. Sin embargo, es indiscutible que comprar un coche nuevo resulta una inversión demasiado elevada para muchas personas. Mientras que, en el mercado de segunda mano, suelen abundar coches en mal estado. Por suerte, en los tiempos que corren se ha puesto de moda una tendencia comercial que simplifica en gran medida las cosas: el renting para particulares. Un recurso clave para disfrutar de un vehículo propio sin grandes sacrificios económicos de por medio.

renting para particulares
Índice

Encuentra ofertas atractivas en las mejores empresas especializadas

El renting es una modalidad que consiste en alquilar un vehículo con miras al largo plazo. Generalmente, los contratos de renting particulares tienen una duración de entre dos y cinco años. Durante todo ese tiempo, el cliente abona una cuota mensual fija y goza de absoluta libertad para emplear el coche como si fuera propio. Porque, de hecho, el contrato convierte al arrendatario en dueño temporal del coche.

Ahora bien, puesto que se trata de un recurso de alta demanda y cada vez hay más empresas que lo ofrecen, elegir la opción perfecta puede ser toda una odisea. Momento en el que dejarse ayudar por compañías de prestigio en este sector se antoja todo un acierto. Hablamos de agencias que asumen el papel de asesorar a los clientes, mostrarles las ofertas más destacadas según sus necesidades y blindar la seguridad de los contratos en cuestión. Delega en estos expertos y disfrutarás de los mejores coches de renting en todo momento.

Elige el precio que más se adapta a tus posibilidades

Es indiscutible que el factor económico juega un papel determinante a la hora de escoger un renting u otro. Debido a ello, cuando se están estudiando todas las alternativas, resulta muy común filtrar directamente por el precio del contrato en cuestión. Aquí las agencias especializadas vuelven a ser de gran ayuda, indicando a sus clientes qué modelos de coche son los más adecuados en base a su presupuesto.

Ahora bien, la cuota del renting no es lo único que va a determinar el coste del coche. Si bien es cierto que las tarifas son muy amplias, yendo de los 250€ a los más de 1.500€ en los casos de vehículos de alta gama, conviene valorar los gastos adyacentes a la movilidad. Por ejemplo, si quieres ahorrar en combustible y evitar tasas de aparcamiento, lo mejor es elegir un coche híbrido o eléctrico. Unas estrategias que, de la mano de asesores de rigor, podrás aplicar con absoluta destreza.

Renting de segunda mano, una nueva tendencia comercial

En caso de que lo que priorices sea el ahorro, entonces te animamos a que eches un vistazo a una de las tendencias comerciales más destacadas dentro de este sector: el renting de segunda mano. Una opción mucho más asequible en la que no se prescinde en ningún caso de la calidad de la automoción.

Estos coches, a diferencia de los del mercado de compraventa de vehículos usados, tienen muy pocos años. Son modelos que vienen de otros contratos de renting que no han llegado a su fin, asumiendo la titularidad que deja otro cliente en el proceso. Por consiguiente, no suelen tener más de cinco años; gozando de todas las prestaciones que han hecho grande al renting en la industria del motor.

Olvida los problemas y los sobrecostes con un renting de calidad

No nos queremos despedir sin antes hablar de aquellos servicios que, de manera imprescindible, se deben incluir en el renting que vayas a contratar. Lo cual queda en manos, una vez más, de las agencias especializadas, ya que supervisarán el renting en cuestión para evitar problemas en el proceso.

Al reservar un renting, todo sobrecoste asociado a la movilidad autónoma desaparece de la ecuación. El seguro a todo riesgo, el mantenimiento periódico, los cambios de neumáticos, la asistencia en carretera o las reparaciones pertinentes quedan incluidas en la tarifa mensual. Dicho de otro modo: lo que pagas cada mes es todo lo que te va a costar tener un coche propio. Algo que, en caso de comprarlo, dista mucho de suceder. 

Subir

Usamos cookies para asegurar una mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando el sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Más información