fbpx

Un paseo por las mezquitas de Estambul

Bajo las órdenes de Mehmed II los otomanos conquistaron la ciudad de Constantinopla, capital del Imperio Bizantino. Esto supuso el cambio de nombre de la ciudad, que pasó a denominarse Estambul, aunque no sería oficial hasta el año 1930. Los otomanos querían igualar el esplendor de la antigua Constantinopla, e iniciaron una serie de edificaciones que tendrían su culmen con la llegada de Solimán el Magnífico y la construcción del Palacio de Topkapi.  Gran parte de culpa la tuvo Mimar Sinan, el gran arquitecto otomano, que llenó la ciudad de mezquitas.  Por ello propongo un paseo por las mezquitas de Estambul. Cada una de estas son diferentes, con un carácter propio y ubicadas en barrios bien diferenciados. De todas ellas, las que no te puedes perder son la Sultanahmet o Mezquita Azul, la Mezquita de Fatih (Mezquita del Conquistador) y la Mezquita de Suleymaniye Camii (Mezquita de Solimán el Magnífico). Durante el recorrido hay que andar bastante, pero por el camino hay otros edificios y mezquitas más pequeñas muy interesantes. ¿Me acompañas de ruta por la Estambul otomana?

mezquitas de Estambul
La Mezquita Azul desde la Plaza del Sultanahmet

Ruta por la Estambul otomana

Un buen lugar para comenzar la ruta es el centro de la Plaza del Sultanahmet, en el corazón de Estambul y en el medio de dos colosos como son la basílica de Santa Sofía y la Mezquita Azul. Pero antes de iniciar esta ruta, recomiendo realizar la ruta de las huellas de Bizancio, para hacerse una idea del gran esplendor que llegó a tener la capital del Imperio Bizantino y los restos que aún hoy se conservan en Estambul. Puedes leer la entrada aquí.  Entre las visitas obligadas de esta ruta propongo el Palacio de Topkapi, los Padisah Tubeleri, la Mezquita Azul, la Universidad de Estambul, la Mezquita de Fatih y la Mezquita de Solimán el Magnífico. 

Un paseo por las mezquitas de Estambul

Palacio de Topkapi

Ubicado sobre lo alto de una colina dominando las aguas del Cuerno de Oro, Mar de Mármara y el Bósforo, fue el epicentro del poder del Imperio Otomano.  Hay que atravesar la Puerta Imperial para adentrarte en nueva ciudad de más de 70 Ha, donde convivían a diario 14.000 personas.  Sin duda merece la pena su visita para entender la grandeza que llegó a tener el Imperio Otomano. No me voy a extender sobre el Palacio de Topkapi porque será objeto de una entrada propia.

Puerta de acceso al Palacio de Topkapi
Palacio de Topkapi
Salones interiores del Palacio de Topkapi

Padisah Tubeleri

En un lateral del recinto donde se encuentra la basílica Santa Sofía, una puerta un poco escondida, permite el acceso a los Padisah Tubeleri. En estos jardines imperiales se encuentran los restos de los sultanes Selim II, Murat III, Mehmet III y Mustafá I e Ibrahim, junto a su familia. El mausoleo más impresionante es el de Selim II, obra de Sinan, del que destacan los tres arcos de su pórtico y los azulejos azules que cubren la fachada exterior.

Padisah Tubeleri
Exterior del mausoleo
Interior del mausoleo

Mezquita Azul

Es la mezquita más famosa de Estambul y sus vistas desde la Plaza del Sultanahmet son espectaculares, con sus 6 minaretes sobresaliendo en el horizonte. Recomiendo ir pronto para evitar las colas de turistas que se amontonan en su entrada. Con su construcción, el sultán Ahmet I, deseaba superar la grandeza de Santa Sofia, hay que judgar por uno mismo si lo consiguió. para mí, desde luego no. Se la conoce como Mezquita Azul por los más 20.000 de azulejos azules que decoran de su interior. Este es increíble, con una enorme cúpula central de 23 metros de diámetro sostenida por inmensas columnas y pequeñas semicúpulas alrededor de la central, más de 200 vidrieras que la dotan de una colorida iluminación y lámparas enormes que cuelgan del techo.

Mezquita Azul
Patio de acceso a la Mezquita Azul.
Interior de la Mezquita Azul

Universidad de Estambul

Un precioso porche, con un definido estilo arquitectónico morisco, permite el acceso a la Universidad de Estambul y dentro de esta, en un parque donde el acceso al público esta restringido, se erige la Torre de Beyazit con sus imponentes 50 metros de altura.

Universidad de Estambul

Mezquita de Solimán el Magnífico

Encargada por el más poderoso de los sultanes otomanos, Solimán el Magnífico, es una de las mezquitas más visitadas de Estambul y para mí, la más bella. Es la obra maestra de la arquitectura otomana, firmada por el arquitecto Sinan. Cuenta con 4 minaretes y se ubica en una explanada protegida por muros, con edificios adyacentes a la mezquita. Desde un exterior de la explanada, las vistas de la ciudad de Estambul son espectaculares. La decoración es más sobria que el resto de las mezquitas, con los típicos azulejos azules de Íznit, inscripciones en árabe, preciosas vidrieras y una gran cúpula central sustentada por enormes columnas.

Interior de la mezquita de Solimán el Magnífico
Interior de la mezquita de Solimán el Magnífico
Mezquita de Solimán el Magnífico
Mezquita de Solimán el Magnífico
paseo por las mezquitas de Estambul
Vistas desde la Mezquita de Solimán con la Torre de Gálata al fondo

Mausoleo de Solimán el Magnífico

Justo al lado, anexo a la mezquita, se ubica el mausoleo de Solimán y su mujer Roxana.

Masuoleo de Solimán
Cementerio de la Mezquita de Solimán
Mausoleo de Solimán el Magnífico
Mausoleo de Solimán el Magnífico

Mezquita de Fatih

Se ubica en el Estambul más conservador y de todas las que he visitado, es en la que más devoción y respeto he notado. El complejo es enorme. Está compuesto por la mezquita, un parque y mausoleos, entre los que destaca el del fundador de la mezquita, el sultán Mehmet el Conquistador. Las fotos de esta mezquita no son mías, por desgracia me quedé sin batería en la cámara.  La sensación que más guardo es la del enorme olor a pies antes de entrar a su interior.

Mezquita de Fatih
Mezquita de Fatih

Yeni Cami ( nueva mezquita )

Se localiza en el Cuerno de Oro, muy cerca del puente de Gálata y junto al Bazar de las Especias.  No es tan grande como otras, pero es de las más bonitas de Estambul.  Esta construida con los azulejos azules de Íznit, mármol y oro.  Cuenta con dos minaretes y un gran conjunto de bóvedas aunque de tamaño más reducido que las que vi en el resto de las mezquitas.  A pesar de llamarse Mezquita Nueva, tiene más de 400 años. Como seguía sin batería, la foto es de un viaje anterior que realicé a Estambul durante una visita guiada.

Mezquita de Fatih
Mezquita Nueva

Mezquita de Dolmabahçe

Por último, propongo un paseo en barco por el Bósforo y admirar tanto de día como de noche, la pequeña pero coqueta Mezquita de Dolmabahçe.

mezquita de Dolmabahçe
mezquita de Dolmabahçe
Domanbahçe
Domanbahçe

Tanto si te gustó el contenido como si te sirvió, puedes comentar, compartirlo en las redes sociales y suscribirte al blog, sería de gran ayuda.

Sígueme en las redes sociales y suscríbete a la página

Suscríbete al blog por correo electrónico

Actividades y visitas guiadas en Estambul

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: