Día 7 : Rochefort en Terre – Malestroit – Josselin – Paimpont – Nantes

Llegó nuestro último día recorriendo Bretaña. El cansancio hacia mella por la acumulación de kilómetros, pero como de costumbre nos despertamos temprano y sobre las 8 de la mañana ya estábamos en el coche dirección a nuestro primer destino del día, el pueblecito de Rochefort en Terre. Había puestas muchas expectativas en el día, pues teníamos muy buenas referencias de los pueblecitos a visitar ( Malestroit , Josselin), además de tener muy reciente nuestro paseo por el bosque de Huelgoat, algo que esperábamos repetir en Paimpont. Lo sucedido…a continuación.

Rochefort en Terre

Booking.com

Habíamos oído maravilla de este pueblecito y por fin íbamos a descubrir si lo que se dice era cierto. Está ubicado en lo alto de un peñasco rocoso, en medio del valle del Gueuzon. Antes de las 9 de la mañana ya habíamos llegado. Aparcamos en los alrededores del castillo porque en verano el pueblo es peatonal y después de visitar el castillo, nos dirigimos al centro del pueblo por la Rue des Scourtets. ¡Que gusto da recorrer los sitios sin gente¡ Apenas un par de parejas más estaban paseando por las calles.

 

Qué ver en Rochefort en Terre

La primera impresión que se lleva uno, al pasear por sus calles adoquinadas con casas de granito y los tejados de pizarra muy bien conservados, es la de un pueblo anclado en el medievo y además, todas las fachadas estaban llenas de flores, dotándolo de un encanto especial. Nunca había visto algo así y la verdad que era maravilloso.

El rincón más especial para mi gusto, es  la Place du Puits. Aquí es donde se encuentran las casas más antiguas. Datan de los siglos XVI y XVII y  están perfectamente conservadas. También hay un pozo en el centro de la plaza, lo que unido a los adornos de las casas y las fachadas con las flores, lo convierten en un lugar maravilloso. En esta placita está la oficina de turismo, nos recomendaron dan un paseo por el lago de aproximadamente 6 kilómetros, pero no teníamos tiempo. Continuamos paseando por el pueblo y poco a poco, ya empezaban a llegar turistas. Llegamos a Rue Saint Michel y a la Place des Halles (plaza del mercado). Todas las calles estaban llenas de tiendas artesanales y puestos de comida. Junto a una de las callejuelas de la plaza del pozo, hay una fábrica artesana de almendras garrapiñadas. Es  recomendable  parar y comprar un paquetito,  además a buen precio para los  que se gastan en Francia. Regresando al coche por otra callejuela, dimos con la Colegiata de Notre-Dame de la Tronchaye. Es otro rincón muy bonito y muy recomendable la visita a su interior. En unas dos horas habíamos recorrido el pueblo y salimos hacia nuestro siguiente destino que estaba a 16 kilómetros y pasadas las 11 de la mañana, ya estábamos allí.

Rochefort en Terre
Rochefort en Terre_place

Malestroit

Booking.com

De nuevo estábamos ante una ciudad medieval muy bien conservada, con casas  de varias plantas y decoradas con esculturas espectaculares. Como no podía ser de otra manera, nada más llegar, nos encontramos con un mercado. Ocupaba desde el aparcamiento donde dejamos el coche hasta la plaza principal. No estaba tan animado como otros que hemos visto durante la ruta, pero había algún puesto espectacular, sobre todo uno de mariscos a muy buen precio. Lástima que no tuviéramos una nevera, porque si hubiera coincidido con el día de regreso a España, seguro que iríamos con el maletero cargado. 

Recorrimos las callejuelas del centro, deteniéndonos en el pórtico de la iglesia para ver todas las esculturas y llegando hasta el canal. Aprovechamos para almorzar en un bar de la plaza que nos pareció que tenía encanto, aunque luego la verdad, que mejor si no hubiéramos entrado, debido a la calidad de los productos, al estado del baño y el precio. Un té y un café 8€, eso si, al menos nos pusieron una minigalleta artesanal de acompañamiento.

Malestroit
Malestroit_place
malestroit_estatua
malestroit_iglesia

Josselin

Booking.com

Sobre las dos de la tarde llegamos a Josselin. Aparcamos en una gran explanada que hay cerca del centro y nos apresuramos para visitar el casco histórico. De nuevo otra vez un mercado, pero este era enorme y atravesaba toda la calle principal y las aledañas, hasta llegar a las puertas del castillo. La realidad es que  nos vino de perlas, ya que aprovechamos los puestos para picar y comer, además de comprar recuerdos para nuestros familiares en España, pero por otro lado, el mercado tan extenso y la gente, evitó que pudiéramos apreciar el pueblo y disfrutar de su arquitectura y encanto en plenitud. Por las calles también se pueden encontrar músicos, magos y malabaristas, sumando más ambiente al del mercado.

 

Qué ver en Josselin

Visitamos la oficina de turismo y nos recomendaron subir a la torre Campanario, para  apreciar unas vistas maravillosas del pueblo, del río y del castillo. También  alquilar una barcaza y dar un paseo por la tranquilidad del río Oust.  Esto último nos hubiera gustado, pero no teníamos tiempo, así que nos fuimos directos a ver el castillo.

El castillo es privado. Propiedad de la familia Rohan,  una de las estirpes más antiguas de Bretaña y es el mayor símbolo de la ciudad. No se puede visitar por libre y la siguiente visita era a las 17:00, por lo que nos quedamos sin visitar su interior. Al menos aprovechamos y pasamos a la otra orilla del río para ver las impresionantes vistas del exterior del castillo y dar un paseo por las orillas del río Oust.

Josselin
josselin_informacion

Paimpont y el bosque de Broncelianda

Booking.com

Reservamos toda la tarde para conocer Paimpont y el bosque de Boncelianda, por las buenas impresiones que habíamos tenido en el bosque de Huelgoat, pero a pesar de tantas leyendas no hay comparación. Está muy bien para que los nños se vayan introduciendo en el mundo Artúrico, pero para adultos, me pareció una broma de mal gusto. En las siguientes líneas cuento los motivos.

Justo en la carretera antes de llegar a Paimpont, había un cartel no muy fácil de ver que ponía castillo. Nos desviamos y a escasos metros encontramos una vista maravillosa. Era el castillo de Trecesson sobre un estanque. Es de los mejores ejemplos que conservan la arquitectura medieval bretona, aunque es privado y solo se puede visitar por fuera, pero merece la pena. La leyenda cuenta que es el castillo donde asesinaron a la Dama Blanca.

Castillo de Trecesson

Qué hacer en Paimpont

Llegamos por fin a Paimpont, aparcamos fácil y nos dirigimos a la abadía que se eleva en el borde de un estanque. Es recomendable sobre todo si se va con niños visitar La Puerta de los Secretos, un espectáculo de luz y color que durante aproximadamente media hora, invita al espectador a descubrir todos los misterios y magia que se puede encontrar en el bosque de Brocelianda. Regresamos al coche para perdernos por el bosque e ir encontrado todos los lugares mágicos que habíamos oído en la puerta de los secretos. Teníamos un mapa con todos los lugares marcados por las proximidades de Paimpont: Tumba de Merlín, Fuente de la eterna Juventud, Centro de Interpretación Artúrico, Roca de las Hadas, Roca de la espada de Lancelot, Casa de Viviana o un inmenso árbol.

La primera parada fue la Tumba de Merlín y la Fuente de la eterna Juventud. Aparcamos el coche a un lado de la carretera porque el pequeño parking estaba completo y emprendimos camino en busca de la tumba.  El bosque era denso y con encanto, pero no era ni parecido al de Huelgoat. A escasos 400 metros del coche, por fin encontramos la tumba . Era una pequeña explanada dentro del bosque con 4 piedras mal puestas. La sensación no pudo ser peor…una desilusión total. A pesar de ello había mucha gente y alguna ofrenda.  A pocos metros se hallaba la fuente y allí nos dirigimos. La verdad que fuente por decir algo, no dio ni pena, era cutre y sin ningún misterio. A pesar de ello hicimos las fotos de rigor como no podía ser de otra manera. Continuamos la ruta para llegar hasta el lago cercano que está a poco más de 2 kilómetros y al menos vimos un pasaje natural bonito después de las decepciones anteriores.

paimpont_tumba de merlin
fuente de la eterna juventud_paimpont
paimpont_bosque de broscenlandia
Lago de las Hadas_paimpont

Nos desplazamos unos kilómetros porque en el mapa que nos dieron, vimos una iconografía de una roca con una espada. Para nuestra sorpresa, al llegar, había un parking enorme y prácticamente completo. Había un lago y un parque de aventuras lleno de gente y claro, también sobre unas rocas cerca del lago, la espada enterrada y por más que lo intenté no logré hacerme con ella, no estaba hecha para mí.  De allí nos fuimos a ver Le Chene a Guillotin, un inmenso árbol de 10 metros de circunferencia del tronco. La visita fue espectacular y el lugar mágico, sin duda lo más bonito de todo el bosque. Por último, visitamos el centro de interpretación del mundo Artúrico que está localizado en el castillo de Comper. La visita cuesta 7 euros y dentro se puede conocer las leyendas de los personajes de este mundo mágico. El patio del castillo está lleno de puestos donde se pueden comprar cosas artesanales y si hay suerte, se puede asistir a alguna representación con figurantes. Nosotros pudimos ver una representación de vikingos, que no sé muy bien que pintaban por Camelot.

espada en la roca
centro de interpretacion mundo arturico

En resumen, una tarde donde teníamos puestas muchas esperanzas resultó ser un fracaso total. Hubiera preferido mil veces no encontrar nada y rodearlo todo de misterio, como sucedió en el bosque de Huelgoat. Allí entre el denso bosque estaba el campo Artúrico, podrías buscar durante horas la tumba de Merlín o todos los lugares mágicos, y a pesar de no encontrar nada te irías con la sensación de  ser un lugar mágico y rodeado de misterio, ya que los lugares estarían bien ocultos en el bosque para que no pudieran encontrarlos ningún profano.

Nantes

Booking.com

Regresamos al coche y partimos dirección Nantes, donde teníamos que estar antes de las 8 en la recepción del hotel. Nos separaban 140 kilómetros y tardamos cerca de dos horas en llegar. La verdad que la entrada y salida a las ciudades francesas es desesperante. Dejamos las cosas en el hotel, nos dimos una ducha y bajamos a conocer el centro. Incomprensiblemente no había nadie por la ciudad, ni un solo coche. Tras aparcar recorrimos el centro y los alrededores del castillo. Aprovechando que no había nada de tráfico recorrimos la ciudad con el coche antes de volver al hotel.

Nantes_catedral
nantes_castillo
nantes
nantes

Tanto si te gustó el contenido como si te sirvió, puedes comentar, compartirlo en las redes sociales y suscribirte al blog, sería de gran ayuda.

Sígueme en las redes sociales y suscríbete a la página

Suscríbete al blog por correo electrónico

Las mejores guías para disfrutar de Bretaña

Mi ruta por Bretaña

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: