fbpx

Qué ver en Sofía en un día.

¿ Sabes qué ver en Sofía en un día ? Acompáñame en un ruta visitando sus principales lugares de interés, entre ellos la catedral de Sveta-Nedelya, la catedral de Alejandro Nevski o la sinagoga de Sofía.

Debo reconocer que mi visita a Sofía fue una grata sorpresa. A pesar de tener muy buenas referencias sobre la ciudad, superó todas mis expectativas. Mi estancia apenas fue de tres días, durante una escala hacia Atenas, pero me sirvió como toma de contacto con la capital y para que me entrara el gusanillo con el fin de, en un futuro cercano, volver y recorrer el país entero.

Es una ciudad pequeña, de poco más de un millón de habitantes, por lo que no son necesarios demasiados días para visitarla. Además, los principales puntos de interés están muy cerca los unos de los otros, ideal para recorrerlos a pie. Yo recomendaría al menos tres días, dos para ver los monumentos y saborear con calma la ciudad y uno para realizar una excursión al monasterio de Rila, a poco más de 100 km de Sofía, algo que tengo pendiente.

Me encontré una ciudad abierta que convive con los restos de su pasado comunista. Tiene grandes bulevares, donde edificios decadentes se enlazan con edificios modernos, que están ocupados por las principales marcas mundiales. Es una ciudad verde, llena de parques y de vida en ellos, rodeada de montañas y donde se come bien y a buen precio ¿Qué más se puede pedir?

Sofía en un día

El apartamento donde me alojé estaba en el centro, en el boulevard Vitosha, justo en frente del Palacio de Justicia, por lo que tomaré este edificio como referencia para el inicio de la ruta. Debo decir, que por la noche la ciudad tiene un encanto especial, con una iluminación muy lograda que invita a pasear por la ciudad y disfrutar del ambiente animado de sus calles. Yo lo que hice fue ver, el día de mi llegada, los principales monumentos con iluminación nocturna sin un rumbo establecido.  El día siguiente, la ruta que a continuación propongo.

Qué ver en Sofía

Catedral de Sveta-Nedelya

Una de las dos grandes catedrales de Sofía. Majestuosa y de gran belleza la mires desde donde la mires, en cualquier punto de la plazoleta donde se ubica, te dará esa sensación. Además, la nieve en el exterior la dotaba de un encanto especial.

Poco queda del templo original del siglo X. La catedral que ha llegado a nuestros días, es fruto de la reconstrucción que sufrió tras el atentado de 1925, en el que murieron 128 personas. Se organiza en torno a una gran cúpula central, rodeada de pequeñas cúpulas en los laterales del edificio.  En el interior, se percibe una atmósfera de gran espiritualidad y mucha devoción en los feligreses.  La iluminación es impresionante, con cientos de velas encendidas y lo más destacable son sus pinturas, siendo más coloridas que las que he visto en otros templos ortodoxos.  Entre sus muros descansan los restos de Joseph I de Bulgaria.

Acceder al edificio es gratuito, pero para sacar fotografías y hacer vídeo es necesario pagar una tasa de 5€. Recomiendo no hacer fotografías sin pagar la tasa, hay un monje con muy mala leche que, si te pilla, te invita a que abandones la catedral entre voces. De nuevo fuera de la catedral, desde la misma plazoleta, se ve en las alturas, el siguiente punto de interés de la ruta.

Catedral de Sveta-Nedelya
Catedral de Sveta-Nedelya
Catedral de Sveta-Nedelya
Puerta principal de la catedral de Sveta-Nedelya
Catedral de Sveta-Nedelya
Pinturas del interior
Catedral de Sveta-Nedelya
Interior de la catedral

Monumento a Santa Sofía

Como patrona de la ciudad, tiene una ubicación privilegiada en el corazón de Sofía. Es una colosal estatua de bronce y cobre de 8 metros de altura, colocada sobre un pedestal de 16 metros.  Entre los símbolos de la estatua se distinguen:  el búho en el brazo izquierdo representando a la sabiduría, la corona de laurel en la mano derecha representando la eternidad y el poder, que le otorga la corona de su cabeza. Durante años, en ese lugar estuvo colocado el monumento a Vladimir Lenin.

Qué ver en Sofía
Estatua de Santa Sofía

Iglesia de Sveta Petka

Justo enfrente de la estatua de Santa Sofía, por debajo del nivel del suelo en un conjunto arqueológico de ruinas romanas, se ubica este pequeño tesoro. La pequeña iglesia medieval dedicada a Santa Parascheva de los Balcanes, una santa búlgara cristiana del siglo III. Para mi desgracia estaba cerrada y no pude contemplar unos frescos perfectamente conservados del siglo XVI.

Qué ver en Sofía
Conjunto arqueológico
Qué ver en Sofía
Iglesia de Sveta Petka​

Mezquita Banya Bashi

Continuando la ruta, a menos de cien metros, llego a uno de los símbolos de la ocupación otomana de la ciudad. La mezquita de Banya Bashi es la única que permanece abierta al culto en la ciudad y su entrada es gratuita, tan solo es necesario descalzarse y las mujeres taparse la cabeza con un pañuelo. Cuenta con una cúpula central de 15 metros de diámetro y un minarete. El interior es bastante austero, comparándolo con las mezquitas que he visitado en Turquía, lo más destacado es una pared cubierta con azulejos color turquesa, adornados con textos del Corán.

Qué ver en Sofía
Mezquita Banya Bashi​
Qué ver en Sofía
Interior de Banya Bashi​
Qué ver en Sofía
Cúpula de Banya Bashi​

Museo de Historia de Sofía

Justo detrás de la mezquita, se encuentra este museo en el que no llegué a entrar. Anteriormente eran los baños públicos de Sofía. Sin duda es recomendable darse un paseo por el parque y contemplar el edificio.

Qué ver en Sofía
Museo de Historia de Sofía​

Mercado central de SofÍa

Se accede desde el parque donde están el Museo de Historia Regional y la mezquita Banya Bashi.  Los mercados centrales, son mis lugares favoritos de  las ciudades que visito, me permiten ver a las gentes del lugar, desarrollando su día a día.  Es un edificio encantador de dos pisos, la planta superior más orientada a souvenirs y la planta baja con comida tradicional. Aproveché para hacer una pausa en la ruta y tomar un café con bollería tradicional búlgara y además, fue el lugar donde gasté mis últimas monedas búlgaras, comprando productos locales, entre ellos yogurt búlgaro (delicioso) y dulces típicos.

 

Qué ver en Sofía
Mercado central de Sofía
Qué ver en Sofía
Interior del mercado central de Sofía

Sinagoga de Sofía

Con las pilas cargadas después del café, continúe descubriendo Sofía. Saliendo por la puerta trasera del mercado, a pocos metros, se encuentra la Sinagoga de Sofía. Es la tercera más grande de Europa. Los lunes está cerrada, así que no puede visitarla y me tuve que conformar con contemplar el exterior del edificio, que no deja de ser bello.

Sinagoga de Sofía
Sinagoga de Sofía

Catedral de San José

Desde la sinagoga, dirección al bulevar “ Todor Alexandrov”, me topo con la Catedral de San José. Es el mayor templo católico de Bulgaria.  Es una construcción moderna, concretamente se inauguró en el año 2006. La original fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial. Personalmente no es que me llamara mucho la atención, como anécdota, decir que la primera piedra fue colocada por el Papa Juan Pablo II en el año 2002.

Qué ver en Sofía
Catedral de San José​

Asamblea Nacional, Judgados Municipales y Palacio Presidencial

Desde el bulevar “ Todor Alexandrov” continuo hasta la Plaza Nezavismos, donde me llaman la atención sus edificios, dedicados principalmente a la administración y al gobierno. Situándonos dando la espalda al   bulevar “ Todor Alexandrov” lo que nos queda en frente es una sala de conciertos y el edificio de la Asamblea Nacional, a la izquierda los judgados municipales y a la derecha, las dependencias del Palacio Presidencial. Con un poco de suerte, se puede disfrutar del cambio de guardia que se produce cada hora, aunque es cierto que no es demasiado glamuroso.

Antes de continuar, por un pasadizo desde este último edificio, se accede a un auténtico tesoro que queda oculto al tránsito habitual de los caminantes, la Iglesia de Sveti Geogi.

Qué ver en Sofía
Asamblea Nacional
Qué ver en Sofía
Judgados municipales
Qué ver en Sofía
Palacio presidencial

Iglesia de Sveti Geogi

Este templo romano construido en el siglo IV, es el edificio más antiguo de Sofía y uno de los pocos que apenas ha sufrido cambios desde sus orígenes, aunque se convirtiera en mezquita durante la ocupación otomana. Es una construcción de ladrillo y lo que más me llamó la atención, fueron los frescos del siglo X que se albergan en su interior, están en perfecto estado de conservación, tras permanecer ocultos en una capa de yeso durante la ocupación otomana.

La entrada es gratuita y está abierta de 8:00 a 18:00 horas, pero por desgracia no se puede fotografiar el interior. Es uno de mis rincones favoritos de Sofía. Recomiendo su visita durante un paseo nocturno.

Qué ver en Sofía
Iglesia de Sveti Geogi

Museo Arqueológico

Hay que desandar lo andado desde la iglesia de San Jorge y volver hasta las puertas del Palacio Presidencial. Justo enfrente, en el interior de una antigua mezquita, se encuentra el Museo Arqueológico.  Si no te gusta mucho esta temática, es una visita que puedes saltarte. No es muy grande y hay colecciones interesantes sobre las civilizaciones que ocuparon Bulgaria en el pasado, pero no es comparable con otros museos arqueológicos que he visitado, como los de Madrid, Roma, Atenas o Estambul.

Qué ver en Sofía
Museo Arqueológico

Continuando con la ruta, después de salir del museo arqueológico, llego a otro de mis lugares favoritos de Sofía, el parque City Garden. Disfruté de él tanto de noche como de día, pero recomiendo visitarlo durante la noche, la iluminación es espectacular.  En sus alrededores hay varios edificios de interés, entre otro el Banco Nacional de Sofía, una Galería de Arte o el Gran Hotel Sofía, pero si duda, lo más destacable es el Teatro Nacional Iván Vazov.

Es un edificio del siglo XIX de influencia neoclásica, que combina los colores rojo y blanco, donde destacan las columnas y los relieves mitológicos del frontispicio.  El nombre es en honor del considerado Poeta Nacional de Bulgaria, Iván Vazov.

 

Qué ver en Sofía
Teatro Nacional Ivan Vazov

Iglesia Rusa de San Nicolás

Hay que volver de nuevo al lado por el que se accede al City Garden, cruzar el bulevar “Tsar Osvoboditel” y pasear por el Royal Garden, como ya he reiterado, recomiendo caminar de noche por aquí.  Ya desde el parque y rodeando el Museo de Historia Natural, se llega a otro pequeño tesoro de Sofía, la Iglesia Rusa de San Nicolás.

Se terminó de construir entre los años 1912/1914 por trabajadores rusos emigrados a Bulgaria. Es un templo muy pequeño, donde lo más llamativo son las 5 cúpulas exteriores bañadas en oro y los azulejos verdosos del tejado.  

Qué ver en Sofía
City Garden
Qué ver en Sofía
City Garden
Qué ver en Sofía
Iglesia Rusa de San Nicolás

Iglesia de Hagia Sofia

Volviendo de nuevo hacia el City Garden, pongo rumbo a la visita más esperada de mi viaje, la Catedral de Alejandro Nevski, pero antes me entretengo con un mercado de libros y antigüedades y con la visita de la Iglesia de Hagia Sofia.

Es un templo muy especial para los búlgaros, de hecho, el actual nombre de la ciudad es por esta iglesia.  Se levantó en el siglo IV durante el reinado del emperador Justiniano y lo más característico es el color rojo de su ladrillo. El interior del edificio es muy simple, pero tiene un pequeño tesoro por descubrir, una necrópolis subterránea con tumbas anteriores al siglo IV, de la antigua ciudad de Serdika (antigua Sofía). Los alrededores de la iglesia son muy interesantes, con la tumba del Soldado desconocido, símbolo a todos los búlgaros que han muerto por su patria, una gran escultura de un león y la tumba del escritor Ivan Vzov. Ahora ya si, a pesar de estar en la misma plaza, me dirijo hacia el monumento más visitado de Sofía.

 

Sofía en un día
Iglesia de Hagia Sofia​

Catedral de Alejandro Nevski

Para mi sorpresa, no hay nadie. Tanto de noche como durante la ruta por el día, pude disfrutar de la catedral casi en solitario, sin turistas. Tenía en mente la imagen de la plaza, donde se ubica, llena de autobuses, así que me llevé  una grata sorpresa.

Es el templo más importante de Sofía y una de las mayores catedrales ortodoxas del mundo.  Se construyó como homenaje a todos los rusos, que cayeron contra el imperio otomano durante la guerra de liberación búlgara. La verdad que impresiona, es recomendable alejarse un poco y darse una vuelta por toda la plaza, para verla desde todos los ángulos. Hay un sin fin de cúpulas y semicúpulas , de diferentes tamaños y colores verdes y dorados superponiéndose en altura, destacando una gran cúpula central de bronce . Tiene doce campanas, la más llamativa en  la torre de la campana, que está coronada por un domo dorado y alcanza los 45 metros de altura.

En el interior, por el que se accede por una impresionante puerta de madera, siento algo que me pone los pelos de punta. Pinturas, suelos de mármol con mosaicos increíbles, el trono del Zar. Merece la pena perderse por ella y estar atento a todos los detalles. En el subterráneo de la catedral, pagando entrada, se accede a una cripta que contienen la mayor colección de iconos religiosos de Bulgaria. No está permitido sacar fotos del interior, es necesario pagar una tasa.

Catedral de Alejandro Nevski
Catedral de Alejandro Nevski​
Catedral de Alejandro Nevski
Catedral de Alejandro Nevski​
Catedral de Alejandro Nevski
Catedral de Alejandro Nevski​

Alrededores de la Catedral de Alejandro Nevski

Después de la intensa visita, aprovecho para tomar un tentempié en la cafetería “La Catedral”, situada en la parte trasera de la Catedral de Alejandro Nevski. Los alrededores de la catedral son muy interesantes, a la ya citada Iglesia de Hagia Sofia, hay que sumar la Biblioteca Nacional de San Cirilo y San Metodio, galerías de arte, museos y la Universidad de Sofía, una bonita construcción neoclásica.

Sofía en un día
Universidad de Sofía

Monumento al Zar Libertador

Desde el edificio de la Universidad, pongo rumbo de nuevo al Bulevar Vitosha, por el Bulevar Tsar Osvoboditel. Lo más llamativo durante el trayecto es el Monumento al Zar Libertador, que no es otro que Alejandro II de Rusia, quien ayudó a liberar la ciudad de los otomanos.

Sofía en un día
Alejandro II de Rusia

Bulevar Vitosha

Después de un día intenso, al fin llego de nuevo al Bulevar Vitosha, una gran avenida comercial y que está animada a cualquier hora del día.  Poco o nada queda ya del pasado comunista, hay números cafés, restaurantes, heladerías y tiendas, entre las que se encuentran  las principales marcas internacionales como Zara, Lacoste, Armani o McDonald´s.  Aproveché para coger fuerzas en uno de los mejores restaurantes de la ciudad, el Shtastliveta, del que pronto pondré más detalles, y que es totalmente recomendable por precio y calidad. Después de comer, fui al Monasterio de Dragalevtsi, pero los comentarios y como llegar a él, lo publicaré en otra entrada.

Sofía en un día
Bulevar Vitosha

Tanto si te gustó el contenido como si te sirvió, puedes comentar, compartirlo en las redes sociales y suscribirte al blog, sería de gran ayuda.

Sígueme en las redes sociales y suscríbete a la página

Suscríbete al blog por correo electrónico

Si necesitas un hotel en Sofía

Las mejores guías de Sofía para no perderte ningún detalle.

A %d blogueros les gusta esto: