fbpx

Día 3 : ¿ Qué ver en Atenas aparte de la Acrópolis?

Un nuevo día descubriendo los rincones de Atenas. Después de disfrutar recorriendo la Acrópolis, las expectativas estaban muy altas, pero había muchos tesoros aún por conocer. ¿ Sabes qué ver en Atenas más allá de la Acrópolis? Como de costumbre madrugué y después de desayunar en el hotel Pergamos, me dirigí hacia la Plaza Monastiraki donde empecé el recorrido. Empecé con la biblioteca de Adriano y continué con el ágora Romana y la impresionante torre del viento, el ágora antigua y el imponente Hefestión, la linterna de Lisícrates, la puerta de Adriano, el templo de Zeus Olímpico, el Zappeion y para terminar en el estadio Panatenaico.

Booking.com

¿ Qué ver en Atenas ?

Biblioteca de Adriano

“El edificio con 100 columnas de mármol frigio, salas con techos pintados, paredes de alabastro y nichos con estatuas en las que se guardaban los libros”

Pausanias

La biblioteca de Adriano se encuentra a apenas unos metros de la plaza Monastiraki. Construida en el año 132 d.C por el emperador Adriano, tan solo quedan unos restos y reconstruidos, de lo que llegó a ser. Lo más llamativo son sus nueve columnas corintias, de las cien que llegaron a componer su columnata. Debía ser impresionante y aún hoy en día, es una de las ruinas romanas más espectaculares que se conservan en Atenas. En su interior había una gran sala que albergaba cientos de papiros con el saber de la época, conectados entre si por pasarelas y escaleras. Fue destruida en el año 267 d.C.

Aunque se puede ver desde fuera los restos de la biblioteca, si se tiene tiempo es recomendable pasear por sus alrededores. No suele ser muy transitada y se respira paz y tranquilidad, mientras imaginas lo que un día llegó a ser.  El precio de la entrada es de 4€ ( 2€ la reducida). Algo caro, pero si se adquiere la conjunta de 30€ (15€ reducida) que incluye la Acrópolis, merece la pena dedicarle unos minutos.

Biblioteca de Adriano
Biblioteca de Adriano

Ágora romana y la torre del Viento

A pocos metros de la biblioteca de Adriano se encuentra la entrada al ágora romana. Sin ser tan espectacular como el ágora antigua, merece la pena, sobre todo por la torre del viento. Apenas quedan en pie algunas de las columnas del patio del ágora y de la zona de los baños. Lo único que se conserva en buen estado es la torre de los vientos, diseñada por Andrónico de Cirro en el siglo I a.C. Tiene unas medidas de 12 metros de alto por 8 metros de diámetro y es de planta octogonal. Está construida en mármol y su interior albergaba un exacto reloj solar impulsado por agua. En la parte superior de la torre tenía una veleta que indicaba la dirección de los vientos. En el friso superior, hay talladas 8 figuras masculinas en relieve, que representan los dioses de los vientos griegos.

torre del viento
Torre del viento

En el friso superior de la torre están representados Céfiro, Bóreas, Esquirón. Lips, Noto, Euros, Apeliotes y Kaikias.

Detalle de la torre del viento

La entrada está incluida en el pack con la Acrópolis de 30€ (15€ reducida). Pero si no quieres entrar para no coger la entrada completa no pasa nada, se puede admirar la torre desde el exterior del recinto.

Ágora antigua y el Hefestión

El Ágora antigua era el centro de la vida social, política y comercial de Atenas.  Tan solo se conserva en buenas condiciones el Stao de Átolo y el Hefestión. El Stao de Átolo es un espectacular edificio rectangular con una sucesión de columnas. Fue un regalo del rey de Pérgamo y era el antiguo centro comercial de Atenas. Actualmente es el museo del Ágora y contiene todo tipo de objetos encontrados durante las excavaciones arqueológicas de todo recinto.

Stao de Átolo

El Templo de Hefesto o Hefestión, es increíble. Creo que me gustó más incluso que el Partenón. Es unos de los templos mejor conservados y más bellos del mundo griego. Está dedicado a Hefesto, dios del fuego y de la forja. Es una impresionante construcción de mármol pentélico (el mismo que el de la Acrópolis). La fachada principal tiene 6 columnas de orden dórico y los laterales 13. Merece la pena disfrutar con calma del templo y contemplar al mismo tiempo el Hefestión, con la Acrópolis en el horizonte.

Hefestión
Hefestión

Linterna de Lisícrates

Ubicada en el paseo de los Trípodes. Es una construcción cilíndrica de orden corintio, de 7 metros de altura sobre un podio cuadrado de 3 metros, del año 335 a.C y pertenece a la arquitectura clásica del primer helenismo. No se conservan apenas monumentos de este estilo. Su función era conmemorativa, celebraba la victoria de Lisícatres en el importante concurso del Teatro de Dionisio.

Linterna de Lisicrates
Linterna de Lisícrates

Justo en la plazoleta de enfrente, hay una iglesia ortodoxa griega muy bonita, merece visitar su interior.

Iglesia Ortodoxa Griega
Iglesia ortodoxa

Puerta de Adriano

Debió ser impresionante esta construcción romana de año 131 d.C.  De lo que queda, destaca un arco de 18 metros de altura que separaba, la antigua ciudad griega de la nueva ciudad romana diseñada por el emperador Adriano, a quien estaba dedicada.

Arco de Adriano
Puerta de Adriano
Puerta de Adriano

Templo de Zeus Olímpico

El templo más grandioso de toda la Grecia antigua. Debió ser increíble, tenía 180 metros de longitud y 40 metros de anchura, con 104 columnas corintias de 17 metros de alto. Hoy apenas tenemos que conformarnos con pasear por la enorme explanada donde se ubica e imaginar como sería, porque tan solo 15 de sus columnas quedan en pie. Es una visita que merece la pena. El precio de la entrada individual es de 6€ , aunque se puede ver también desde la verja exterior que lo protege.

Grecia
Templo de Zeus Olímpico
Qué ver en Atenas
Templo de Zeus Olímpico

Zappeion

Aunque no tiene nada que ver con la Grecia antigua, es un edificio que merece la pena visitar. Construido en el siglo XIX, de estilo neoclásico, fue concebido para realizar actividades culturales. Se encuentra dentro del Jardín Nacional de Atenas, otro lugar digno donde pasear y disfrutar recorriéndolo.

zappeion
Interior del Zappeion

Panatenaico (estadio olímpico)

Por último, un lugar que me impresionó, el Panatenico o estadio olímpico. Es el estadio donde se celebraron los primeros juegos olímpicos de nuestra era (1.896). Hay que subirse a las gradas, caminar por la pista de atletismo e incluso subirse al pódium y dejarse llevar por las emociones. Imaginar lo que podrían sentir los atletas con todo el estadio lleno. Hay un pequeño museo con objetos de las olimpiadas, como carteles o las antorchas olímpicas.

estadio olimpico
Estadio Olímpico

Tanto si te gustó el contenido como si te sirvió, puedes comentar, compartirlo en las redes sociales y suscribirte al blog, sería de gran ayuda.

Sígueme en las redes sociales y suscríbete a la página

Suscríbete al blog por correo electrónico

Mira aquí ofertas en hoteles, activades, restaurantes y miles de productos

Booking.com

Últimas entradas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: