¿Qué comer en Estambul?

Gastronomía turca

Estambul es un mundo en sí mismo y ofrece suficiente diversidad para todos los paladares. A pesar de su ubicación, entre el mar de Mármara y el mar Negro, la carne y concretamente el kebab es su plato estrella. Su gastronomía es una mezcla de color y sabor, dado por una combinación de hierbas (perejil, menta, eneldo, laurel) y especias (pimienta negra, pimentón y canela entre otras), resultado de todas las civilizaciones que se han asentado en la anatolia.  Se puede resumir como una gastronomía sabrosa, ligera, simple y autentica.

La carne más popular es la de cordero, aunque también se utiliza en muchas recetas la carne de vacuno. La mayoría de las recetas, tanto en brochetas como en hortalizas rellenas, admiten ambas carnes. Otra opción muy popular es el pollo, que se come a la parrilla y acompañado por un pilaf. Casi siempre, los platos van acompañados por hortalizas, ya que estas son un pilar fundamental de la comida turca, incluyendo la berenjena, el pimiento y el tomate.

La bebida estrella en Turquía a la hora de comer es la cerveza turca, la más consumida es la Efes. También hay vinos, y suele ser lo primero que te ofrecen en los restaurantes, pero son muy caros. Una botella de vino puede triplicar fácilmente el precio de una comida. Pero si hay una bebida nacional, es el raki. Es una especie de licor anisado que se bebe rebajado con agua otorgándole un color blanquecino, lo que hace que se le llame la leche del león, y es imprescindible en cualquier reunión o celebración. Pero sin duda, la bebida más tradicional y consumida es el té turco, que junto al café turco son un sinónimo de hospitalidad.

¿ Qué comer en Estambul ?

PUESTOS CALLEJEROS

En cualquier rincón de Estambul siempre hay disponible un puesto de comida callejera para calmar la sed y el apetito.

Para beber hay puestos que ofrecen zumos recién exprimidos de naranja y granada, con precios que varían desde las 4 liras en zonas turísticas, hasta 1 lira en zonas algo más alejadas de lo que normalmente frecuentan los turistas. Como no podía ser de otro modo, también hay puestos de té y café turco prácticamente en cada calle.  El té oscila entre 1 y 3 liras, mientras que el café es algo más caro, rondando las 5 liras.

Puesto de café turco en estambul en la estación Orient Express.

Para picar durante los paseos callejeando por Estambul también hay puestos para todos los gustos. Los más habituales son los puestos de mazorcas de maíz asadas, con un precio de tan solo 2 liras. Una imagen frecuente que sin duda encontrarás en Estambul, es la de los turistas sentados en los bancos de la plaza del Sultanahmet, admirando la Mezquita Azul o Santa Sofía y comiéndose una mazorca de maíz. También abundan los puestos de castañas asadas, ya te las dan casi peladas y se venden en cucuruchos a partir de 100 gramos por 7 liras.

Puesto de mazorcas de maíz y castañas asadas en la plaza Sultanahmet

En la zona del puente de Gálata, donde es habitual ver todo lleno de pescadores con la caña, desde primera hora de la mañana hasta el anochecer, abundan los puestos de pescado. Hay desde mejillones a pescaditos fritos, aunque sin duda lo más vendido y lo que no puedes dejar de probar es el Balik Ekmek, un bocadillo de caballa con lechuga, cebolla, sal y limón que cuesta sobre 7 liras en función del puesto donde lo compres. En el mismo puente de Gálata, hay decenas de restaurantes que ofrecen prácticamente los mismos platos de pescado, y aunque el precio varía, normalmente si dices que en otro restaurante te salía más barato acaban rebajándotelo. Son muy insistentes intentando que te sientes, da igual la hora que sea, pero por unas 25 liras (poco más de 5 euros) puedes disfrutar de una lubina, una dorada o salmonetes entre otros productos.

Puente de Gálata, pescadores y restaurantes de pescado.

Más habitual por la plaza Taksim y la calle Istikal, es la patata asada rellena con precio alrededor de 10 liras, y como no podía ser de otro modo, los puestos de kebab que aparecen por todos los lados, algunos de ellos ofreciéndolos en fuego de leña, con un precio desde las 4 liras. No esperéis encontrar el mismo kebab que en España,  son más sabrosos y sobre todo ligeros, sin nada de salsa en el interior.

ENTRANTES

Se les conoce como mezze, y son habituales para abrir el apetito en la comida turca. El más conocido es el imam biyaldi, que es una berenjena rellena de carne y verduras. También se le conoce por “el imán se desmayó”, aunque no se sabe muy bien si se desmayó porque estaba delicioso o cuando se enteró de que su mujer se salió del presupuesto para preparar el aperitivo.  Las salsas para mojar también son muy frecuentes, destacando la salsa de berenjenas con tomates, el humus y el acili ezme, que es una crema de vegetales con un toque de picantes. Todas estas salsas se acompañan de pan de pita turco recién horneado.

Las sopas también soy muy populares, diferenciando las sopas en temporada de frio para entrar en calor, donde sin duda la mas consumida es la sopa de boda o las sopas refrescantes, destacando la sopa de pepino servida con cubitos de hielo y menta fresca.

Humus y hojas de parra.
Pastel Otomano con pasta de filo, relleno de quesos y frutos secos.

CARNES

La carne es el plato estrella y aparece en todas las cartas de los restaurantes. Son platos creativos, la misma carne puede ir acompañada de diversos alimentos, pero casi siempre con arroz, berenjena, pimientos, tomates y todo ello acompañado de salsa de yogur. El kebab es el plato más conocido, y no puedes dejar de probar todas sus variedades. Su precio es los restaurantes ronda entre las 25 y 40 liras, dependiendo de la categoría de cada uno.

 Se distingue el Iskender, que es carne de cordero en un plato con tomate y acompañado de yogur, el testi kebab que es un guiso de carne de cordero especiado en una vasija de barro sobre brasas de carbón. Es muy espectacular ver como rompen la vasija y te lo sirven en el plato. Y por último el adana kebab, que es una brocheta alargada de carne picada y asada sobre brasas que se acompaña con verduras o arroz.

gastronomía turca
Adana kebab
comida turca
iskender kebab

PESCADOS

En los platos de pescados es donde más se asemeja la cocina turca a la del resto de los países mediterráneos.  Siempre fresco y preparado de manera sencilla, normalmente cocinado al vapor, al horno envuelto de papel vegetal o estofado. No puedes irte de Estambul sin probar la lubina, tanto al horno como con salsa de almendras, o las sardinas envueltas en hojas de parra.

qué comer en Estambul
Puesto de pescado sobre el Bósforo.

POSTRES

Estambul es el paraíso para los golosos, no tendrás tiempo en una sola visita de probarlos todos. Paseando por cualquiera de las calles verás escaparates llenos de dulces que no podrás resistirte a probar.  Están los conocidos pastelitos turcos llamados baklava, que son hojas finas de masa y en su interior rellenados de nueces, almendras o pistachos y endulzados de jarabe de azúcar. Muy tradicionales también son los postres de arroz con leche, el que más me gusto de todos los que probé es el arroz con leche al estilo otomano. Todo un descubrimiento fue el Künefe, es un postre caliente de trigo y queso rallado en su interior. Y para terminar, las delicias turcas, seguramente junto al baklava los postres más famosos, y cuyo precio ronda las 10 liras el kilo.

comer en Estambul
Puesto de dulces en Estambul.
Puesto de dulces en Estambul.

Que mejor para disfrutar de la gastronomía turca que sobre un crucero por el Bósforo.

Crucero nocturno con cena y espectáculo 60€

En este crucero disfrutaremos de las mejores vistas de Estambul y del Bósforo cuando anochece y todo se viste de luces. La cena y el espectáculo completan una velada sin igual.

Tanto si te gustó el contenido como si te sirvió, puedes comentar, compartirlo en las redes sociales y suscribirte al blog, sería de gran ayuda.

Sígueme en las redes sociales y suscríbete a la página

Suscríbete al blog por correo electrónico

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: