fbpx

Palacio Real de Olite – Navarra

A orillas del río Zidacos se encuentra Olite, uno de los lugares más increíbles de Navarra y el más visitado.  Un paseo por sus calles, evoca el glorioso tiempo lejano de esta ciudad medieval, que fue sede de la corte de los reyes de Navarra, hasta su incorporación al reino de Castilla en el año 1512. El Castillo de Olite o Palacio Real de Olite (como se lo conoce realmente), sobresale sobre el resto del conjunto urbano. A primera vista, destaca la elegancia de sus torres, pero a pesar de su belleza actual, cualquier tiempo pasado fue mejor.  Los entresijos de la vida cortesana desaparecieron y ahora las estancias vacías, sus esbeltas torres, los patios y los jardines, se tienen que conformar con los 150.000 turistas que lo visitan cada año. Tan solo una semana al año, durante la fiesta medieval del mes de agosto, Olite vuelve a respirar el aroma de la corte con reyes y princesas, caballeros, mercaderes, músicos, malabaristas y bufones, que recuerdan su época de esplendor. El castillo, junto al palacio viejo que actualmente es el parador nacional y la iglesia de Santa María la Real, forman uno de los complejos medievales mejor conservados de toda Europa. Pero Olite es mucho más. Descubre qué ver en Olite a parte de su palacio.

Castillo de Olite

palacio real de olite

Olite en la literatura

“Cuando el sol brilla y perfila de oro las almenas, aún parece que se ven tremolar los estandartes y lanzar chispas de fuego los acerados almetes; cuando el crepúsculo baña las ruinas en un tinte violado y misterioso, aún parece que la brisa de la tarde murmura una canción gimiendo entre los ángulos de la torre de los trovadores, y en alguna gótica ventana, en cuyo alféizar se balancea al soplo del aire la campanilla azul de una enredadera silvestre, se cree ver asomarse un instante y desaparecer una forma blanca y ligera”.

 (Gustavo Adolfo Bécquer. Notas de un viaje por Navarra.)

Cómo llegar a Olite

Se ubica a medio camino entre Tudela y Pamplona. Solo 42 kilómetros la separan de la capital navarra. La manera más fácil de llegar es en coche, o con los autobuses que salen cada día desde Pamplona de la compañía Alsa.

Booking.com

Palacio Real de Olite

Un poco de historia

El conjunto arquitectónico consta de tres partes, el palacio viejo, la capilla de San Jorge y el palacio nuevo, siendo únicamente éste visitable.  El palacio viejo es actualmente el parador nacional y pertenece a la fortaleza primitiva del siglo XIII, la cual fue sufriendo modificaciones hasta el siglo XIV. El palacio nuevo es fruto de las ampliaciones de Carlos III, “El Noble”, a principios del siglo XV. Fue un monarca más interesado en el lujo y el placer de la vida palaciega que en las campañas militares, por lo que pudo dedicar la mayor parte del presupuesto en favor del palacio. Éste llego a ser uno de los más lujosos de Europa.

El palacio que vemos en la actualidad no tiene nada que ver con el de la época de Carlos III. Durante la Guerra de la Independencia se quemó, hasta dejarlo en ruinas, para evitar que cayera en poder de las tropas francesas.  La Diputación Foral de Navarra decidiendo cuidar su patrimonio, convocó unas obras que empezaron en 1937 y duraron 30 años. El resultado de la reconstrucción es lo que podemos ver ahora mismo, un impresionante Palacio-Fortaleza, pero que a pesar de intentar devolver a las ruinas su aspecto primitivo, seguramente diste mucho del original por la poca documentación que se conserva sobre el castillo.

Murallas exteriores del Palacio

Visita del Palacio Real de Olite

Estacioné el coche en el aparcamiento gratuito que hay cerca de las murallas del palacio y que permite  un bonito paseo bajo éstas. Simplemente siguiéndolas, se llega hasta la entrada. Hay visitas guiadas, pero no la elegí por no estar esperando casi una hora. Además, la individual se hace con un plano-guía muy completo. El preció es de 3,5€ por persona, aunque hay descuentos especiales. Es recomendable comprar la entrada conjunta con el museo de la Viña y el Vino por 5€.

El acceso al palacio se realiza por el jardín viejo, uno de tantos jardines con los que contaba. La entrada antigua en época de Carlos III estaba situada en el palacio viejo. El recorrido empieza en la puerta bajo los arcos y lleva a la sala de excavaciones, donde se encuentra un pilar, una columna y restos de un muro con 8 metros de profundidad. A continuación, se pasa una de las salas más espectaculares del palacio, la de los arcos. Su función era solo arquitectónica y tenía como objetivo soportar el jardín de la reina. De aquí sale una escalera de caracol que da acceso a la primera planta.

jardin viejo_olite
Acceso al palacio
Sala de excavaciones
Olite
Escalera de acceso a la primera planta
sala de los arcos
Sala de los arcos

Primera planta

Ya en la planta noble están las estancias reales. Una lástima verlas tan vacías, sin ningún tipo de decoración. Solo queda imaginar cómo sería con los techos de madera, las pinturas y los lujosos tapices.  La primera es la sala de la Reina. Llama la atención la enorme chimenea y la ventana con vistas al jardín, espectacular.  La siguiente estancia es la sala del Rey. Es más amplia y luminosa que la de la reina y durante la etapa de Carlos III, albergaba una gran colección de relojes mecánicos.

camara de la reina_olite
Sala de la Reina
camara de la reina_olite
Sala de la Reina
sala del rey_olite
Sala del Rey

Pasadas las estancias se llega mi parte favorita del palacio, las galerías. La galería del Rey cuenta con dos impresionantes arquerías góticas. En tiempos de Carlos III estaban cubiertas por vidrieras de colores. Desde esta galería se tiene una vista impresionante al Jardín de la Morera. La morera tiene varios siglos y está declarada como Monumento Natural.  La otra galería, la de la Reina, es fantástica. Es un pequeño jardín colgante en mitad del claustro. El jardín se sostiene sobre la sala de los arcos. Me gustó pasear por allí. Es un rincón maravilloso y fresco para resguardarse del calor del verano durante la visita.

galeria del rey_olite 2
Galería del Rey
galeria del rey_olite
Galería del Rey
galeria de la reyna
Galería de la Reina
olite_galeria_reina
Galería de la Reina

Torres del Palacio de Olite

Lo siguiente de la visita seguramente sea la parte más conocida del palacio, sus torres. La primera es la Torre del Portal de Fenero. Hacía función de paso y es el único portal original que se conserva. Recibe este nombre porque el heno entraba en la ciudad de Olite por él.  Otra es la Torre de la Atalaya y tenía una función de vigilancia. Justo a su lado está la Torre de los Cuatro Vientos, era el lugar que los reyes usaban de mirador. Se cree que estaba comunicada con la Torre de la Atalaya por un estrecho pasillo.  Una más es la Torre del Aljibe que se utilizaba como cisterna. La más peculiar es la Torre de las Tres Coronas, se dice que Carlos III la construyó como sala de juegos para sus hijos. Y por último,  la espectacular Torre del Homenaje.

torre de la atalaya y los cuatro vientos_olite
Torre de la Atalaya y de los Cuatro Vientos
Palacio Real de Olite
Torre de las tres coronas
Torre del Homenaje_olite
Torre del homenaje

Como no podía ser de otra manera, subí a los miradores de las torres. Son unos cuantos escalones, pero las vistas merecen la pena.

Vistas desde la torre

Ya en el exterior del Palacio, por la zona de las murallas, no te quedes sin ver el Pozo del Hielo.  Tiene forma de huevo, pero es un pozo de 8 metros de profundidad donde en el invierno se guardaba el hielo y la nieve, para mantenerla hasta el verano. Entre otras cosas servía para conservar los alimentos.

pozo hielo_olite
Pozo del hielo

Qué ver en Olite

Pero Olite es mucho más que el Palacio Real. No dejes de visitar su casco histórico y perderte por sus callejuelas hasta descubrir la Plaza de Carlos III, donde destaca el edificio que alberga el ayuntamiento, las galerías medievales, el palacio viejo (actual parador), la iglesia de Santa María con su espectacular portada y claustro, la iglesia de San Pedro y el museo de vino.

olite_santa maria
Iglesia de Santa María
portada_santa_maria_olite
Iglesia de Santa María
palacio viejo_olite
Palacio viejo
Qué ver en Olite
Ayuntamiento de Olite
Qué ver en Olite
Callejuela de Olite
Qué ver en Olite
Calle de Olite

Tanto si te gustó el contenido como si te sirvió, puedes comentar, compartirlo en las redes sociales y suscribirte al blog, sería de gran ayuda.

Sígueme en las redes sociales y suscríbete a la página

Suscríbete al blog por correo electrónico

Entradas relacionadas

Ruta en coche por Aragón

Guías y libros recomendados sobre Navarra

y además...
Ayuda viajesymapas

Aquí puedes leer algunas de mis últimas entradas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: