fbpx

Poesía y leyendas a orillas del Duero (Soria)

¿Te vienes a pasear entre poesía y leyendas a orillas del Duero? ¿A caminar por los paisajes que describieron Machado, Bécquer o Gerardo Diego? ¿A visitar el monasterio de San Juan de Duero? A adentrarte en cueva de Peñalba para conocer la ermita de San Saturio? Acompáñame en una visita apasionante por la ciudad de Soria y acabemos descansando en Soto Playa, con unas vistas privilegiadas.

Leyendas a orillas del Duero

Cuenta la leyenda, que en el día de los difuntos aún doblan las campanas en el abandonado monasterio de San Juan de Duero, situado entre el cerro del Mirón y el monte de las Ánimas, a las afueras de la ciudad de Soria.

Monasterio de San Juan de Duero

El punto de partida es el monasterio de San Juan de Duero (también conocido como Los Arcos de San Juan de Duero), construido en los siglos XII y XIII por la Orden de los Hospitalarios tras su regreso de Tierra Santa. Es sin duda, un lugar de poder que trasmite energía y una sensación de paz cuando se pasea entre sus muros. Dicen los viejos del lugar, que en las frías y silenciosas noches sorianas, se pueden oír los lamentos de todos los que yacen enterrados en el suelo del monasterio. El claustro es espectacular, no me extraña que sea uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad de Soria.  Sobre todo, destacaría que es un lugar en el que se puede disfrutar en silencio, paseando en solitario entre sus muros, lejos de otros lugares masificados de turistas.  

Cuenta con arquerías influenciadas en varias corrientes artísticas, diferenciando claramente 4 tramos. Un primer tramo con arcos de medio punto y capiteles con pasajes de la biblia. Un segundo tramo con arcos de medio punto de influencia almorávide y con motivos vegetales en sus capiteles. El tercer tramo con arcos de herradura sin capiteles, y un último tramo con arcos entrelazados y de nuevo motivos vegetales en los capiteles.

Monasterio de San Juan de Duero
San Juan de Duero

Iglesia del Monasterio de San Juan de Duero

Respecto a la iglesia, es bastante simple y austera. Tiene una sola nave donde destacan  2 templetes decorados con capiteles que se apoyan sobre el muro y que cuando uno entra en la iglesia y mira hacia la cabecera, percibe la sensación de ver un arco triunfal. Contiene algunas piezas que pertenecieron al monasterio a modo de museo. La entrada cuesta 1€ y es una visita obligada . La mejor manera de empezar una visita a la ciudad de Soria.

No solo Bécquer, con su leyenda del Monte de las Ánimas se inspiró en este romántico monasterio. Gerardo Diego también le dedicó unos versos ¿Te levantó el techado ángel cojuelo? O quedaste inconcluso, ¿criatura perfecta, como estás, abierto al cielo?”.

Iglesia monasterio de San Juan de Duero

Vídeo del monasterio de San Juan de Duero

Paseo por la Senda del río Duero

Después de sentarme a descansar sobre los muros del monasterio, como haría Machado en sus paseos, continúo la senda del río dirección a la Ermita de San Saturio. Dejo atrás el monasterio de San Juan de Duero y a la derecha, veo el puente medieval que conecta esta orilla del río con la ciudad de Soria, para seguir por el paseo en la margen izquierda del río, hasta llegar a la iglesia de San Polo.

La iglesia es lo único que se conserva del antiguo monasterio, que según dicen, fue construido por la Orden del Temple. Bécquer también se inspiró en estos paisajes para escribir la leyenda de “El Rayo de Luna”, concretamente en el huerto y jardines del monasterio. Actualmente es de propiedad privada y no se puede visitar.

Sobre el Duero, que pasa lamiendo las carcomidas y oscuras piedras de las murallas de Soria, hay un puente que conduce de la ciudad al antiguo convento de los Templarios, cuyas posesiones se extendían a lo largo de la opuesta margen del río.

Bécquer «El Rayo de Luna»

Leyendas del Duero

Atravieso un pasadizo abovedado y continúo por el camino dirección a la ermita de San Saturio, bajo la sombra de chopos, álamos y olmos. Me siento en un banco a disfrutar del paisaje, vislumbrando la ermita en el horizonte. No puedo dejar de imaginarme a Machado, frecuentando este paseo en solitario o en compañía de su querida Leonor. Creo que no hay mejor manera de describir el paisaje que con los poemas de Machado y Gerardo Diego.

Poemas

Río Duero, río Duero,
nadie a acompañarte baja, 
nadie se detiene a oír
tu eterna estrofa de agua.

Indiferente o cobarde
la ciudad vuelve la espalda.
No quiere ver en tu espejo
su muralla desdentada.

Tú, viejo Duero, sonríes
entre tus barbas de plata,
moliendo con tus romances
las cosechas mal logradas.

Y entre los santos de piedra
y los álamos de magia
pasas llevando en tus ondas
palabras de amor, palabras.

Quién pudiera como tú,
a la vez quieto y en marcha,
cantar siempre el mismo verso
pero con distinta agua.

Río Duero, río Duero,
nadie a estar contigo baja,
ya nadie quiere atender
tu eterna estrofa olvidada,

sino los enamorados
que preguntan por sus almas
y siembran en tus espumas
palabras de amor, palabras.

 

Gerardo Diego, Romance del Duero

He vuelto a ver los álamos dorados, 
álamos del camino en la ribera 
del Duero, entre San Polo y San Saturio, 
tras las murallas viejas 
de Soria ?barbacana 
hacia Aragón, en castellana tierra?. 

Estos chopos del río, que acompañan 
con el sonido de sus hojas secas 
el son del agua, cuando el viento sopla, 
tienen en sus cortezas 
grabadas iniciales que son nombres 
de enamorados, cifras que son fechas. 

¡Álamos del amor que ayer tuvisteis 
de ruiseñores vuestras ramas llenas; 
álamos que seréis mañana liras 
del viento perfumado en primavera; 
álamos del amor cerca del agua 
que corre y pasa y sueña, 
álamos de las márgenes del Duero, 
conmigo vais, mi corazón os lleva! 

 

Antonio Machado, Campos de Soria

Cueva de Peñalba

Tras una hora aproximada de paseo, llego a la cueva de Peñalba, que alberga en su interior la Ermita de San Saturio. A los pies de la ermita se encuentra un espacio dedicado a Machado, con un busto de bronce del autor. El enclave donde se sitúa la ermita es espectacular, personalmente lo que más me llamó la atención de la ciudad de Soria.

Ermita de San Saturio

Tampoco es un lugar que se escape de las leyendas …

Cuenta la tradición que en el siglo VI el noble soriano Saturio tras fallecer sus padres, repartió sus riquezas entre los pobres y marchó a vivir a unas cuevas junto al Duero. Allí en un sobrio y místico oratorio, en honor a San Miguel Arcángel, viviría durante treinta años de forma eremítica.

Varios fueron los milagros que se le atribuyeron al luego Patrón de Soria. Según la leyenda, cuando Saturio vio llegar a un joven de nombre Prudencio que quería cruzar el río a nado, le advirtió del peligro que conllevaba. Todo el mundo suponía que se ahogaría por la corriente, pero el joven llegó sano y salvo a la orilla, con sus prendas secas pues pasó sobre la capa de San Saturio que lo acogió como discípulo y se encargó de instruirlo hasta su muerte.

 

En su interior, hay diferentes salas que contienen un pequeño museo sobre cómo vivían las personas en la ermita y una capilla barroca con una vidriera espectacular, donde se narran los milagros de San Saturio.

cueva de Peñalba
Interior de la cueva de Peñalba

Vídeo de la ermita de San Saturio

Soto Playa

Una vez vista la ermita y después de descansar en el mirador sobre el río, que se encuentra a los pies de la misma, crucé por una pasarela hacia el otro lado del río. Ahora el paseo transcurre por una densa vegetación de ribera, hasta llegar a la zona conocida como Soto Playa, un área de recreo que estaba muy animada, a pesar del frió que ya se dejaba notar en el atardecer soriano.

Para acabar la jornada, decidí descansar en la terraza del restaurante Soto Playa y disfrutar de la gastronomía soriana. El emplazamiento del restaurante es inmejorable, situado en la ribera del río. Además, el trato recibido y el precio me parecieron espectaculares en comparación con otros restaurantes de la zona. De todo lo que probé en varios días, lo que recomendaría sería el Taco de bonito, la tosta de jamón, la ensalada de queso de cabra y la hamburguesa de buey.

Animaos a conocer la ciudad de Soria y a recorrer el paseo hasta la ermita de San Saturio, seguro que no os defraudará.

Restaurante Soto Playa

Tanto si te gustó el contenido como si te sirvió, puedes comentar, compartirlo en las redes sociales y suscribirte al blog, sería de gran ayuda.

Sígueme en las redes sociales y suscríbete a la página

Suscríbete al blog por correo electrónico

Mira aquí ofertas en hoteles, activades, restaurantes y miles de productos

Booking.com

Libros de Machado, Bécquer y Gerardo Diego para revivir este paseo literario.

Antonio Machado
Bécquer
Gerardo Diego

Últimas entradas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: