Saltar al contenido

La quema de Medina

El 21 de agosto de 1520 tuvo lugar uno de los hechos más relevantes de la guerra de las Comunidades; la quema de Medina. La villa de Medina del Campo sufrió un terrible incendio provocado por las tropas imperiales. Los soldados del emperador Carlos V fueron a la villa castellana a por la artillería para atacar a la rebelde Segovia. Los medinenses, sabedores de las intenciones de los imperiales, opusieron resistencia y vieron como sus casas ardían. Las llamas de Medina alimentarían el fuego de toda la Castilla comunera.

🔥 La quema de Medina «El fuego eterno»

La historia de Medina del Campo se remonta a la Edad del Hierro; desde aquel primer asentamiento en la Mota hasta nuestros días, ha habido acontecimientos de gran relevancia, personajes ilustres en la historia de la humanidad… Sin embargo, hay un día que está grabado en la memoria colectiva de los medinenses, un 21 de agosto de 1520. Ese día las llamas quemaron parte de la villa donde murió la reina Isabel la Católica y, aunque las llamas de la quema de Medina se extinguieron, aquel fuego será eterno en el devenir de los tiempos.

Villa de reyes, de ilustres soldados y conquistadores. Villa de ferias, de mercaderes y banqueros. La quema de Medina incendió las entrañas de Castilla y provocó un fuego que sólo sería sofocado con sangre”.

la-quema-de-medina

*Castillo de la Mota por José del Campo Bada (Ganador del concurso de fotografía de la Semana Renacentista)

➡️ La Guerra de las Comunidades

 ⇨ Un nuevo rey

En 1504 murió la reina Isabel y la incapacidad de su hija Juana hizo que Castilla quedara huérfana de un monarca. El poder pasó por el rey Fernando y por el Cardenal Cisneros hasta que en 1516, fue nombrado como monarca el hijo de la reina Juana y Felipe el Hermoso, Carlos I.

Carlos nació en 1500 en Gante y fue criado en la corte flamenca bajo la tutela de su querida tía Margarita de Austria y Adriano de Utrech. Este joven era además nieto del emperador Maximiliano I y miembro de la familia Habsburgo.

Cuando llegó a Castilla, el nuevo rey era desconocedor de muchos aspectos de su reino, incluso de la propia lengua. Además vino acompañado de una corte de flamencos que le ayudarían en su nuevo cargo y que empezó a despertar las hostilidades de los castellanos, ya que los cargos de más relevancia se repartieron entre estos extranjeros. Uno de estos personajes más relevantes fue Chièvres, que ejercía gran influencia sobre el rey y que hacía y deshacía a su antojo.

En 1519 muere el emperador Maximiliano y Carlos parte hacia Alemania a recibir la corona imperial. Esto agrava de manera notable el descontento en el reino ya que el monarca iba a ausentarse de Castilla, dejando el reino en manos de regentes. Además iba a haber más gastos, pues había que financiar el viaje y la coronación, lo que suponía aumentar impuestos. Otra cuestión que se planteaba era si Castilla era iba a ser parte del Imperio y si tenía que financiar una política que no la afectaba directamente.

medina-del-campo-quema-de-medina

 ⇨ Castilla no se doblega, antecedentes de la quema de Medina

Las Cortes iban a ser una buena muestra del descontento y la oposición que tenía el rey y su corte en el reino. Los regidores de Salamanca encargaron a un grupo de dominicos, franciscanos y agustinos un programa de reivindicaciones donde se puede destacar tres ideas principales:

  • Rechazar todo servicio nuevo: “Que no se consienta en servicio ni en repartimiento que el rey pide al reino”.
  • Rechazar el Imperio: Castilla no tiene por qué sufragar los gastos del Imperio. Los recursos de Castilla han de emplearse para la defensa de Castilla.
  • Una amenaza: En el caso de que el rey no hiciera caso de estas advertencias, las comunidades tendrían que tomar en sus manos la defensa de los intereses del reino.

Es la primera vez que aparece la palabra Comunidades, que tiene tres significados:

  • Colectividades locales que tienen ciertas responsabilidades en la vida nacional.
  • El pueblo, el común, la nación, el pueblo traicionado por las élites, aristocracia y altos funcionarios. La comunidad encierra la idea de bien común, de comunidad nacional opuesta a los intereses dinásticos y personales del monarca.

A pesar de estas advertencias, el rey continúa con sus planes y se reúnen las Cortes en Santiago. Ante la negativa a votar de muchos de los procuradores el rey las suspende. Se reunirán de nuevo en La Coruña y esta vez sí se logra el voto favorable, por lo que el monarca parte hacia Alemania dejando al cardenal Adriano como gobernador del reino.

Tras este hecho comenzaron a estallar motines contra los representantes del rey, los corregidores, los altos funcionarios y los arrendatarios de impuestos en diferentes ciudades de Castilla.

Segovia fue uno de los escenarios donde el conflicto se vivió con mayor violencia, produciéndose linchamientos y asesinatos contra funcionarios. En Zamora, Burgos y Guadalajara se atacó las fortalezas y las casa de los procuradores y notables.

En junio, la ciudad de Toledo propuso a las ciudades con voto en Cortes la celebración de una reunión con la finalidad de poner orden en el reino. Varias semanas duró este encuentro, y mientras tanto el Consejo real deliberaba sobre qué medidas tomar. Muchos miembros eran partidarios de la mano dura, así pues se intentó aislar Segovia, produciéndose algunas escaramuzas y haciendo que el movimiento comunero ganara fuerza en torno a los jefes de la Comunidad. Toledo respondió con el envío de una milicia a cuyo frente iba Juan de Padilla.  

semana-renacentista

⇨ Sangre y fuego, la quema de Medina

Los últimos días de julio el cardenal Adriano dirigió su mirada hacia Medina del Campo, donde se encontraba la artillería real aún a riesgo de que la villa se sublevara. Así pues Antonio de Fonseca, capitán general del ejército real llegó a la villa el 21 de agosto exigiendo la artillería. Se encontró con la oposición de los ciudadanos, que no querían que las armas se usaran contra los segovianos. Como maniobra de distracción, provocó un incendio en la calle san Francisco, pensando que la gente abandonaría sus puestos para apagar el fuego, pero todo el mundo permaneció en su lugar, de manera que el incendio se propagó por la ciudad, acontecimiento que se conoce como la quema de Medina.

Fonseca se retiró dejando atrás una ciudad medio destruida y el hito de la quema de Medina fue explotada por los comuneros y provocó una ola de protestas que llevó al cardenal a licenciar al ejército real. Más ciudades se sumaron a la causa y el bando real se vio incapaz de llevar a cabo cualquier medida. El 24 de agosto las milicias entraban en Medina del Campo tomando posesión de la artillería.

medina

 ⇨ Carta de Segovia tras la quema de Medina

Ayer jueves que se contaron 23 del presente mes de Agosto, supimos lo que no quisiéramos saber y oímos lo que no quisiéramos oír; conviene a saber, que Antonio de Fonseca ha quemado toda esa muy leal villa de Medina, y también sabemos que no fue otra la ocasión de su quema, sino porque no quiso dar la artillería para destruir a Segovia. Dios Nuestro Señor nos sea testigo, que si quemaron de esa villa las casas, a nosotros abrasaron las entrañas, y que quisiéramos más perder las vidas, que no que se perdieran tantas haciendas. Pero tened, señores, por cierto que, pues Medina se perdió por Segovia, o de Segovia no quedará memoria, o Segovia vengará la su injuria a Medina. Hemos sido informados que peleaste contra Fonseca, no como mercaderes, sino como capitanes; no como desapercibidos, sino como desafiados: no como hombres flacos, sino como leones fuertes. Y, pues sois hombres cuerdos, dad gracias a Dios de la quema, pues fue ocasión de alcanzar tanta victoria. Porque sin comparación habéis de tener en alas la fama que ganaste, que la hacienda que perdiste. Nosotros conocemos que, según el daño que por nosotros, señores, habéis recibido, muy pocas fuerzas hay en nosotros para satisfacerlo. Pero desde aquí decimos, y a la ley de cristianos juramos, y por esta escritura prometemos, que todos nosotros por cada uno de vosotros, ponemos las haciendas e aventuraremos las vidas, y lo que menos es de todos los vecinos de Medina libremente se aprovechen de los pinares de Segovia, cortando para hacer sus casas madera. Porque no puede ser cosa más justa que pues Medina fue ocasión que no se destruyese con la artillería Segovia, que Segovia de sus pinares con que se repare Medina. Bien se pareció, señores, en lo que hiciste, no sólo vuestro esfuerzo, mas aún vuestra cordura en tener como tuviste en poco la quema, y esto no por más de por mostraros fieles amigos y confederados de Segovia. Porque, hablando la verdad, no os pueden negar vuestros enemigos que en defenderla os mostrasteis esforzados, y en dejaros quemar poco codiciosos. Mucho os pedimos, señores, por merced se ponga gran guarda y agora más que nunca, en la casa de la munición y artillería; de manera que no pueda alguno venir de fuera a hurtarla, ni menos pueda alguno de dentro entregarla, porque gran infamia sería que les entregasen traidores lo que ellos perdieron por cobardes. No poco placer hemos tomado en saber que Juan de Padilla pasó por allí por Medina y ha tomado a Tordesillas, y se ha apoderado de la reina nuestra señora. Sed ciertos, señores, que es tan venturoso ese venturoso capitán que todo lo que amparare será amparado, y todo lo que guardare será guardado, y todo lo que emprendiere será acallado, porque acá lo vimos por experiencia; que sólo del nombre de su fama, sin esperar ver su presencia, huyó el alcalde Ronquillo de Santa María de Nieva. También hemos sabido cómo los señores del Consejo mandaron pregonar que toda la gente de guerra se apartase de Antonio de Fonseca, y que Antonio de Fonseca se ha ido fuera de España. Parécenos que la cosa a nuestro propósito va bien encaminada, y que, pues estáis cerca, debéis, señores, esforzar a esos señores de la Junta, porque el Consejo no mandó aquello sino de miedo, y el capitán general no huyó sino de cobarde. Ya sabéis, señores, como en los tiempos pasados la serenísima reina doña Isabel dio el condado de Chinchón a la marquesa de Moya, que se llamaba la Bobadilla, y esto no por más sino por ser muy grande privada; y la tierra que le dio era de tiempo inmemorable tierra de esta ciudad de Segovia, y, ahora que vemos la nuestra, estamos determinados de cobrar lo nuestro; porque, según nos dicen nuestros letrados, todo lo que se toma contra justicia, lícitamente se puede tomar por fuerza. Los hijos de la Bobadilla, no sólo tienen y mandan a nuestra tierra, mas aún tienen en tenencia perpetua este alcázar de Segovia, que es una de las insignes fuerzas que hay en España. Y, hablando de verdad, estamos determinados, no sólo de recobrar nuestra tierra, pero aún de tomarle la fortaleza. Y si en esta empresa Nuestro Señor nos da, como esperamos que nos dará, victoria tendrá cobrada su tierra Segovia y lanzado su enemigo de casa. Nuestros capitanes nos han escrito como habéis, señores, tomado la villa de Alelos, y que el alcalde en la fortaleza se defiende con ciertos soldados. Pues tenéis, señores, en la demanda tanta justicia, y tenéis para combatir la fortaleza poderosa artillería, no debéis de desistir de la empresa. Y, si fuese necesario, nosotros enviaremos más gente al campo, y socorreremos con más dineros, porque gran poquedad sería de Segovia, y no pequeña afrenta a Medina, que no se llegase al cabo esta tan justa guerra. A Alonso Fernández del Espinar, que es el portador de esta dársele a entera fe en lo que os hablare de nuestra parte y creencia. De Segovia día y mes sobredicho. Año de mil y quinientos y veinte.

 ⇨ Fin del movimiento comunero

Aunque la situación parecía favorable para los comuneros, hubo una serie de factores que pondrían fin a este movimiento. Para empezar la reina Juana rehusó aceptar las peticiones de los comuneros de que ella detentara la soberanía del reino, ya que no quería enfrentarse a su hijo. Otro factor es que los altos funcionarios se convirtieron en objetivos, así como sus familias. Estos eran acusados de permitir y aprovecharse de los abusos perpetrados por los representantes del rey, siendo depuestos, expulsados y a veces, asesinados. Hay que tener en cuenta que parte de estos cargos lo llevaban a cabo personas del estamento caballeresco, por lo que esta categoría se ve atacada.

Otra cuestión importante para entender el fin del movimiento comunero es su transformación en un movimiento antiseñorial, cosa que los líderes comuneros no veían con buenos ojos porque era debilitar su causa. La aristocracia terrateniente castellana comenzó a temer por sus posesiones y privilegios y los señores comenzaron a acercarse al rey. Carlos V por su parte, toma una serie de medidas aconsejado por el cardenal Adriano: renuncia al servicio votado en las Cortes de Santiago- La Coruña y nombra dos gobernadores, el condestable y el almirante de Castilla, para que colaboren con el cardenal. Se va a convencer a la aristocracia de que sus intereses coinciden con los del rey.

Los comuneros comienzan a debilitarse por la pérdida de apoyo de algunas ciudades y tras una serie de enfrentamientos donde perdieron Tordesillas y donde a pesar de tomar Torrelobatón, no supieron sacar ventaja, fueron atacados en su camino hacia Toro, cerca de Villalar el 23 de abril de 1521. La derrota fue total, y los líderes del movimiento Padilla, Bravo y Maldonado fueron ejecutados.

⭐ Semana Renacentista: La «Villa de las Ferias» revive su historia y la quema de Medina.

La quema de Medina es un acontecimiento que se vive con pasión cada año en la Semana Renacentista, que tiene lugar en agosto. Una vuelta al pasado con desfiles, mercados, exhibiciones, torneos, música, teatro, exposiciones y conferencias donde el pueblo de Medina se implica engalanando la villa, vistiendo trajes de la época y participando en sus desfiles y actividades. Y es que el movimiento comunero fue derrotado pero no olvidado, y así se pone de manifiesto cada año al grito de: ¡Medina entera se siente comunera!

Aunque es un año atípico y no se a poder celebrar la Semana Renacentista y el V Centenario de la quema de Medina como se merece, hay algunas actividades disponibles. Puedes echar un ojo a la programación aquí.

⚡ Planifica tu visita a Medina del Campo

Sin duda la visita al Castillo de la Mota en Medina del Campo es una de las mejores cosas que hacer en la provincia de Valladolid. Para alojarse  hay muy buenas ofertas de hoteles en Medina del Campo.

Recomendable: Enoturismo en Bodegas Emina

Estas publicaciones relacionadas con la quema de Medina pueden interesarte:

Si tienes cualquier consulta sobre qué ver en Medina del Campo y la quema de Medina, no dudes en dejar un comentario. Y si te gustó, y quieres recibir más entradas como esta, suscríbete al blog.

Autor: Alberto Gómez. Más publicaciones de Alberto:

A %d blogueros les gusta esto: