Saltar al contenido

Ruta por el Valle del Silencio (el Bierzo)

En un rincón de la comarca leonesa del Bierzo hay una zona donde el tiempo se ha detenido, y haciendo honor a su nombre, te transporta a un mundo de paz y tranquilidad. Es la naturaleza, la encargada de poner la vida en este paraíso natural sobre el valle del río Oza, campando a sus anchas entre la densa vegetación compuesta por pinos, encinas, robles, nogales y castaños, y con  cumbres de más de 2.000 metros actuando como vigilantes del valle. El cantar de los pájaros y el curso del agua de los ríos y riachuelos, fueron los únicos ruidos que escuché durante la ruta por el Valle del Silencio, al pie de los Montes Aquilianos. Durante la ruta por la Senda de los Monjes y la Tebaina Berciana, siguiendo el curso del rio Oza, recorrí las poblaciones de Valdefrancos, San Clemente de Valdueza, Montes de Valdueza y Peñalba de Santiago. ¿Me acompañas por una ruta llena de sorpresas y aventuras?

Valle-del-Silencio

Cómo llegar al Valle del Silencio

El Valle del Silencio se localiza en el sur del Bierzo.  Una buena forma para llegar, es tomando como referencia la ciudad de Ponferrada y la carretera LE-5204 hasta llegar a San Esteban de Valdueza, el primer pueblo del valle.  La siguiente población es Valdefrancos por la carretera LE-5238, siendo un lugar ideal para enganchar con la ruta del Sendero de los Monjes.

Sendero Circular de la Tebaina Berciana

Es una ruta por uno de los enclaves naturales más impresionantes del Bierzo, recorriendo los mismos caminos que transitaron los monjes hace cientos de años, en busca de paz y tranquilidad, fundando a su paso gran número de iglesias y monasterios. Son 19.5 km desde el Puente Boeza en Ponferrada hasta la localidad de Montes de Valdueza. Pasa por los municipios de San Esteban de Valdueza, Villanueva de Valdueza, Valdefrancos, San Clemente de Valdueza y el pueblo abandonado de San Juan de Tejo antes de llegar a Montes de Valdueza 

Es una ruta circular de 15 kilómetros (P.R. LE-14) recorriendo unos paisajes maravillosos sobre el valle del río Oza, entre picos de más de 2.000 metros de los Montes Aquilianos. Está muy bien señalizada, no tiene demasiada dificultad más allá de la duración y las constantes subidas y bajadas, con un poco de fondo físico se supera sin problemas. Recorre los pueblos de Peñalba de Santiago, Montes de Valdueza y Herrería de Montes siendo cualquiera de estos un lugar ideal para iniciar la ruta.

La Tebaina Berciana

Mi ruta por el Valle del Silencio

Como solo disponía de un día para conocer el Valle del Silencio, opte por realizar parte de la Senda de los Monjes, desde el pueblo de Valdefrancos hasta su final en Montes de Valdueza y allí, enlazar con la ruta de la Tebaida Berciana.  Pero hay días que las cosas no salen como uno quiere y eso me sucedió. Desde la climatología, que según la AEMET iba a estar el día despejado y acabo lloviendo, a confundirme en un sendero a las afueras de Peñalba, que me hizo volver a subir el Collado Chao para regresar por el mismo sendero hasta Montes, en vez de realizar la ruta circular de la Tebaina Berciana, hasta correr de un Oso, o algo que se parecía mucho.

Ruta por el Valle del Silencio

Valdefrancos

Es un pueblo pequeño del valle con las casas paralelas a la carretera. A penas me crucé con una persona en un tractor viejo. Lo más interesante del pueblo es una pequeña iglesia y los restos de un puente romano sobre el río Oza. Después de aparcar el coche en una explanada que hay cruzando el río, me dispuse a iniciar el sendero de la Ruta de los Monjes. Es un tramo agradable entre densa vegetación de ribera, siempre sobre la margen derecha del río Oza, que transmite una paz y tranquilidad increíble.  El tramo hasta San Clemente de Valdueza no tiene ninguna dificultad, es en constante subida, pero con una suave pendiente.

Ruta-por-la-Tebaida-Berciana

San Clemente de Valdueza

Este pueblo, a pensar de que parecía algo más grande que Valdefrancos, también estaba desierto. Tan solo un mastín me recibió con algunos ladridos algo amenazadores. Desde San Clemente hay que continuar por la carretera, siempre dejando el río a mano izquierda, unos cientos de metros, hasta que un cartel indica el desvío de la ruta. Ahora ya si, el camino se empina y empieza la subida con una serie de cuestas rompe piernas con algunos tramos llenos de piedras que no facilita demasiado el avance.

Durante esta subida, al girar una de las curvas,  me pareció ver un oso, a escasos 30 metros, comiendo tranquilamente moras en medio del camino. No pude evitarlo, y tras volver silenciosamente sobre mis pasos, eché a correr montaña abajo. Unos minutos después de tranquilizarme me armé de valor, y tras echar alguna que otra voz,  volví al mismo punto donde vi al oso.  Ya no estaba y pude retomar el camino, aunque siempre vigilante.

Según se va ganando altura en la ascensión por una ladera del Pico de las Águila y se sale de la densa vegetación, las vistas del Valle del Silencio empiezan a ser espectaculares. En uno de los tramos aún se puede ver las consecuencias del incendio que sufrió la zona en el año 2017. El último tramo antes de llegar a Montes el camino da un respiro y suaviza un poco.

Montes de Valdueza

Es el mayor pueblo de todo el recorrido, en parte gracias al Monasterio de San Pedro de Montes, fundado por San Fructuoso en el siglo VII. La entrada con visita guiada cuesta 2€ y la verdad que me quedé con ganas. Dejé la visita para la vuelta y después se me hizo demasiado tarde.  En Montes finalicé la Senda de los Monjes para enlazar con la Tebaida Berciana.

Monasterio-de-Montes-de-Valdueza

Tras cruzar Montes y realizar unos primeros metros de bajada, el camino volvió a empinarse con algunos tramos de gran pendiente. Lo más duro de la ruta estaba por llegar y empezó después de cruzar el arroyo del Pico Tuerto. El paso del arroyo puede suponer alguna dificultad ya que se realiza por unas piedras no muy estables y que pueden resbalar. Nada más cruzarlo, el camino se vuelve una senda estrecha, con algunos tramos solamente de piedras y muy empinados. Es la ascensión hacia el Collado Chao (1.300m) y sin duda el tramo más duro.

El esfuerzo de la subida tiene su recompensa y las vistas del Valle son magníficas. Fue el momento que aproveche para comer y recobrar energías, aunque no todo lo que me hubiera gustado porque el cielo se nubló y se puso amenazador. Lo que menos me apetecía era una tormenta en lo alto del Collado.

Ruta-de-la-Tebaida-Berciana

Continuando hacia Peñalba, que ya se avistaba en el horizonte, unas piedras colocadas de forma circular llamaron mi atención y no pude ponerme a pensar que significado tendrían. El descenso resultó agradable por un bosque de robles y nada más cruzar el Arroyo del Silencio, un camino se desviaba hacia la Cueva de San Genadio.  Había que andar 2 km entre la ida y la vuelta, y viendo el tiempo, decidí continuar hasta Peñalba.

Peñalba de Santiago

Una fuente con agua fresca me recibió. Llené la cantimplora y fui en busca de su iglesia, una auténtica joya de arte mozárabe en la península Ibérica. Se notaba que el pueblo era más turístico y sus casas reformadas, muchas de ellas convertidas en casas rurales.

Iglesia-de-Peñalba-de-Santiago

El cielo gris cumplió su amenaza y empezó a llover con fuerza, y aún me encontraba a la mitad del recorrido. Rápidamente fui en busca del sendero para proseguir la ruta. Vi un cartel que indicaba Montes y como era por un lugar diferente de donde había venido, no me lo pensé y retomé el camino.  De nuevo iba por un bosque denso de robles picando el camino hacía arriba y cuando me quise dar cuenta ¡estaba de nuevo en lo alto del Collado Chao!

No quedaba otra que aguantar el chaparrón, esperar que la lluvia amainara, e iniciar el descenso hasta Montes para continuar posteriormente hasta Valdefrancos, donde se encontraba el coche. La vuelta se hizo larga, no voy a decir lo contrario, y para colmo, había que volver a recorrer el tramo de la ruta donde me encontré con el oso. Gracias a Dios, no estaba.

Si tienes cualquier consulta sobre la ruta por el Valle del Silencio, no dudes en dejar un comentario. Y si te gustó, y quieres recibir más entradas como esta, suscríbete al blog.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Únete a otros 5.481 suscriptores

Sin duda la ruta por el Valle del Silencio es una de las mejores cosas que hacer en el Bierzo. Para dormir sin duda la mejor opción es buscar un hotel  en Ponferrada.

Booking.com

Puede interesarte:

Ruta en coche por el Bierzo

Para ver más imágenes de la ruta por el Valle del Silencio entra en mi perfil de PinterestFacebookTwitter e Instagram.

A %d blogueros les gusta esto: