fbpx

El corazón de Roma Antigua

Desde pequeño soñé con visitar Roma y sus  lugares relacionados con el Imperio Romano. ¿ Me acompañas de ruta por la Roma Antigua recorriendo el corazón de Roma ? Visitaremos el impresionante Coliseo de Roma, la colina del Palatino y todo lo que hay qué ver en el foro romano. Un recorrido lleno de historia, sentimientos y emociones.

Soportaré quemaduras, mutilaciones, heridas, golpes, o morir asesinado por la espalda. Solo invoco a los Dioses que me permitan sobrevivir a muchos combates más, y en el caso de morir, hacerlo con honor.

Juán Antonio Cebrián

Ruta por la Roma Antigua

Aunque lo ideal sería iniciar la ruta desde la plaza del Capitolio, para evitar colas a la entrada del Coliseo, propongo a este, como punto de partida.  Recomiendo estar a primera hora, para evitar en lo máximo posible, las aglomeraciones de turistas sobre todo el recorrido. Yo a mediados de enero, no he tenido ningún problema con las colas y la visita por todo el corazón de Roma, se me hizo muy agradable. En mi anterior estancia en el mes de abril, las colas superaban la hora para poder comprar las entradas en el Coliseo.

Coliseo de Roma

Y al fin, en mi segunda visita a Roma, lo conseguí y visité el interior del Coliseo. Crucé sus muros, que tantos secretos guardan y sobre lo poco que queda de él, imaginé. Imaginé, como debería ser el estar en las galerías subterráneas esperando mi turno, mientras veía, caer la sangre de mis compañeros, filtrándose por el techo de madera. De repente, se abría una trampilla, lo que significaba que mi hora había llegado. Subía hasta situarme en el centro de la arena y ante mí, 50.000 almas deseosas de sangre, esperando ver un buen espectáculo, en el imponente anfiteatro de 50 metros de altura y unas dimensiones de 188 por 156 metros.

Desde el centro de la arena, en una superficie de 3.000 m2, con mi escudo, mi casco y mi sable corto y curvo, como un gladiador tracio, no podía dejar de mirar al graderío.  Me fijaba en la tribuna principal, donde se ubicaba el emperador y la clase dirigente, en un nivel superior los caballeros, después los ciudadanos, en el anillo superior la plebe y por de encima de estos, las mujeres.

No sabía a lo que me podría enfrentar, si a una sesión de caza de animales salvajes, a la recreación de una gran batalla naval o a la lucha contra otros gladiadores. Solo pensaba en saborear la victoria, con toda la grada coreando mi nombre, una bolsa de monedas en mi mano, y disfrutar de la gloria ganada en combate.

Cómo llegar a Roma desde Ciampino
Vista interior del Coliseo de Roma

Tenía que ser espectacular ver el coliseo en su máximo apogeo. Columnas dóricas en el primer piso, jónicas en el segundo y corintias en el tercero. Además, decorado con estatuas y escudos de mármol y bronce y en la parte superior, un inmenso toldo abatible, que protegía al público tanto de la lluvia como del sol.

El Coliseo se llamó originalmente  Anfiteatro de Flavio. Lo mandó construir Vespasiano, pero no fue inaugurado hasta el año 80 por Tito, con unos grandiosos juegos que duraron 100 días. Durante los juegos de inauguración, murieron más de 5.000 animales salvajes, y durante toda su historia, sobre 500 años, se calcula que murieron más de 200.000 personas.

Posteriormente se utilizó como vivienda, como fortaleza y como cantera, que fue lo que casi lo destruyó. Se sirvieron de él, para construir los grandes palacios de Roma, incluyendo el Vaticano. Se salvó gracias a la iglesia, que instaló allí una capilla antes de su restauración en el siglo XIX. El mismo Papa encabeza una procesión al anfiteatro, en memoria de todos los mártires cristianos, cada viernes Santo.

Coliseo de Roma
Exterior del Coliseo

Arco de Constantino

Justo al este del Coliseo, entre éste y la colina del Palatino, se levanta el impresionante arco de Constantino. Construido en mármol, tiene unas dimensiones de 21 metros de altura, 26 de anchura y 7 de profundidad.  Es el más moderno de todos los arcos de triunfo que se realizaron en Roma, y para mí, el más espectacular.

El estar tan próximo al Coliseo, lo convierte en uno de los monumentos más conocidos de Roma.  Fue levantado en el año 315, para conmemorar, la victoria de Constantino I en la batalla del Puente Milvio. Llama la atención, que incorpora elementos anteriores dedicados a los emperadores Trajano, Adriano y Marco Aurelio.

Presenta una inscripción conmemorativa, donde puede leerse:

Al Emperador César Flavio Constantino, el más grande, pío y bendito Augusto: porque él, inspirado por la divinidad, y por la grandeza de su mente, ha liberado el estado del tirano y de todos sus seguidores al mismo tiempo, con su ejército y sólo por la fuerza de las armas, el Senado y el Pueblo de Roma le han dedicado este arco, decorado con triunfos.

Arco de Constantino
Arco de Constantino

Vía Sacra

Desde el arco de Constantino se llega a la vía Sacra. La emoción en mis ojos era palpable, estaba pisando la calle principal de la antigua Roma y donde hace 2.000 años, sucedieron los hechos más importantes de la historia de la ciudad y del Imperio Romano. Caminar por sus piedras, es realizar un viaje en la historia. Si en el Coliseo me sentí un gladiador, aquí cerré los ojos y dejé volar la imaginación. 

En ese momento pensaba, que era un general en mi regreso a Roma, tras una campaña victoriosa. Iba montado en una cuadriga, recibiendo los vítores de todo el pueblo de Roma, que se amontonaba a ambos lados de la vía Sacra. Yo, iba en cabeza de toda la comitiva, dirección al Capitolio, mientras exhibía a mi pueblo, los prisioneros tomados y el botín capturado en la campaña y detrás de mí, mis soldados cantando las hazañas del combate.

Esta calzada, recibe el nombre de sacra, porque fue aquí donde, Rómulo y Tito Tazio, santificaron el pacto tras el rapto de las Sabinas, realizando sacrificios a los dioses.

Llegando al arco de Tito, hay que decidir si se visita primero el foro o el Palatino, yo tomé el camino que sale a la izquierda del arco, para subir primero a la colina.

Rótulo indicando la vía Sacra
Vía Sacra
Caminando por la Vía Sacra

El Palatino

Cuenta la leyenda que sobre está colina, las aguas dejaron a Rómulo y Remo, y una loba, Luperca, los amamantó. Aquí Rómulo fundó la ciudad de Roma, instalando sobre ella, una cabaña de la cual los romanos conservaron los restos, haciendo del Palatino un lugar sagrado.

Para los romanos, era un lugar privilegiado para vivir, y desde que Augusto, que ya nació en esta colina, estableció allí su residencia, se convirtió en la sede de la autoridad imperial para los sucesivos emperadores. Personalidades de la época como Catulo, Cicerón, Calígula o Nerón vivieron allí.

Hoy, al pasear por el Palatino, hay que poner mucha imaginación, sobre los restos que todavía quedan en pie, para poder hacerse a la idea, de lo que un día llego a ser. Lo más destacable es:

  • Domus Flavia: De la cual aún se conservan restos del majestuoso palacio, creado por el emperador Domiciano.
  • Casa de Livia, que es una de las mejores conservadas
  • Casa de Augusto, donde destacan los frescos decorativos del interior.
  • Hipódromo de Domiciano, de 160 metros de longitud. Da gusto imaginar, cómo sería ser el emperador, pasear por tus inmensos jardines y tener tu propio hipódromo a unos metros de casa, y para colofón, las vistas del Coliseo.
Restos de las ruinas de la Domos Flavia.
Hipódromo de Domiciano

No puedes dejar de visitar los miradores, son increíbles las vistas  desde la colina de Palatino del Foro Romano, del Coliseo y hasta de la cúpula de San Pedro.

Vistas del Foro I
Vistas del Foro I
Vistas del Foro II
Vistas del Foro II

Qué ver en el Foro Romano

Una maravilla arquitectónica para cualquiera que se precie a recorrerla. Fue el centro de la vida publica de la antigua Roma y el alma del imperio.  Las dimensiones del foro romano republicano, que se puede ver hoy en día, coinciden con los límites legendarios de la ciudad, que Rómulo trazo con el arado.

No me puedo hacer a la idea, del monumental aspecto del foro en su época de esplendor. Ahora apenas quedan restos, pero no por eso dejó de impresionarme. Es uno de los lugares que mejores sensaciones me transmite del mundo. A cada paso que daba, cada monumento que veía, la emoción se apoderaba de mi y una vez tras otra, no dejada de imaginar cómo sería vivir el día a día en el foro.

  • El arco de Tito es la primera parada tras volver del Palatino. Preside la entrada por la vía Sacra al foro y se encuentra totalmente conservado. Celebra el triunfo de Tito en Judea.
Arco de Tito
Arco de Tito
  • Templo de Vesta, junto con la casa de las Vestales y la Regia, formaban un solo conjunto. La Regia, es el edificio más antiguo del foro y era la sede del Pontífice Máximo. Las Vestales estaban muy bien consideradas en Roma, eran las únicas mujeres que podían tener posesiones privadas. El atrio de la casa de las Vestales debía ser espectacular, hoy aún se conservan algunas de las estatuas de las Vestales.
Templo de Vesta
Templo de Vesta
  • La Rostra, era la tribuna donde los oradores decían sus discursos. Significa proa y debe su nombre, a los espolones de las galeras de los cartagineses con los que fue construida.
  • Plaza central del foro, donde se levantó la columna Foca, que fue el último monumento levantado en el foro.
  • Curia Julia (el senado), era un lugar sagrado. Allí se consultaba a los arúspices para conocer la voluntad de los Dioses. El edificio aún conserva las gradas donde se sentaban los senadores y la puerta original de bronce. Dentro estaría la estatua de la diosa Victoria.
  • Justo enfrente de la Curia Julia, en una zona protegida, están los restos de un antiguo templo, donde cuenta la leyenda que fue asesinado Rómulo. Hay una inscripción que maldice a todo aquel que viole la zona sagrada.
Aeropuerto de Ciampino
Lo más cercano a la izquierda la Rostra, después la plaza central del foro con la columna Foca y el edificio de ladrillo la Curia Julia.
  • Arco de Séptimo Severo, que se edificó en el año 203 para celebrar su victoria sobre los Parcos. Preside el camino triunfal hacia el Capitolio.
  • Templo de Saturno, del que se conservan columnas jónicas. Albergaba el tesoro de la ciudad.
  • Umbilicus urbis: donde todo comenzó. Comunicaba el mundo de los muertos con el de los vivos.  Está puerta se abría 3 veces al año, periodo considerado como peligroso por los romanos.
Arco de Séptimo Severo y a la izquierda el templo de Saturno
  • Templo del Divino Julio, para mí por la admiración que siento por Julio César, un lugar mágico. Aquí fue incinerado su cuerpo y se alzó un altar, y sobre él, se levantó el templo, que en su interior albergaba una estatua de César con una estrella.
Altar de Julio César donde se ubicaba su Templo
  • Templo de Antonino y Faustina, que es la actual iglesia de San Lorenzo. Estaba dedicado a la mujer del emperador. Lo que más me llamó la atención, fue, que en la parte superior de las columnas, se pueden ver los surcos,  donde pusieron las maromas para intentar derruirlas y usarlas en otros edificios, pero no lo lograron.
Templo de Antonino y Faustina
  • Templo de Rómulo, que conserva la puerta de bronce original. El emperador Magnencio lo mandó construir en honor a su hijo. Estaría levantado sobre la estructura del templo de Júpiter. Destacan las dos columnas de granito rojo procedentes de Egipto. Este material era muy preciado en la antigüedad.
corazón de Roma
Templo de Rómulo
  • Basílica de Constantino y Magnencio. Sirvió de sede para la prefectura de Roma. Antes de la batalla donde Constantino venció a Magnencio y se proclamó emperador, fue donde Constantino tuvo la visión de la cruz, y empezó la cristianización del imperio.
qué ver en el Foro Romano
Basílica de Constantino y Magnencio
  • Templo de Venus y Roma. Con unas dimensiones de 100 por 45 metros, fue el mayor complejo religioso de la antigua Roma. El templo estaba dedicado a Venus y a la personificación de Roma.
ruta por la Roma Antigua
Templo de Venus y Roma.

Foros Imperiales

Saliendo del Foro y cogiendo la Vía del Fori Imperiali, se llega a la zona de los foros imperiales. Con el florecimiento de Roma, se multiplicaron los monumentos del foro y pronto comenzó a faltar espacio. César inició la construcción de uno nuevo, y tras su muerte, otros emperadores siguieron su ejemplo por razones de urbanismo y prestigio, dejando su huella en la ciudad con sus riquezas y botines de guerra.

  • Foro de César: César inició la construcción de los nuevos foros. Destacaba el gran templo dedicado a Venus Madre.
Foro de César
  • Foro de Nerva, del que apenas conserva unos pocos relieves.
nerva
  • Foro de Augusto: Augusto levantó su nuevo foro con los relieves del templo de Marte Vengador, que hizo edificar después de ajusticiar a los asesinos de Julio Cesar, su padre adoptivo. La gran muralla que se ve detrás, servía para separar el foro del Suburre, un barrio de mala reputación.
  • Foro de Trajano : el más grandioso de todos los imperiales. Aún se pueden ver los restos de los antiguos mercados y de la espectacular Columna Trajana de 45 metros de altura.
Roma Antigua

Plaza del Capitolio

Y peregriné a la colina más sagrada de la antigua Roma, su centro político y religioso, por la misma vía, donde antaño subían los generales victoriosos.  Aunque la plaza actual, diseñada por Miguel Ángel durante el renacimiento, no tiene nada que ver con lo que en su día fue, nada ni nadie, podía quitarme la ilusión, ni la emoción, de estar en esté lugar tan sagrado.  El centro de la plaza está presidido por una estatua de Marco Aurelio y a ambos lados se alberga el museo del capitolio. La nueva plaza, está orientada al Vaticano, dando la espalda al mundo pagano y a la historia antigua de Roma. 

Tanto si te gustó el contenido como si te sirvió, puedes comentar, compartirlo en las redes sociales y suscribirte al blog, sería de gran ayuda.

Sígueme en las redes sociales y suscríbete a la página

Suscríbete al blog por correo electrónico

Mira el resto de mis entradas sobre Italia

Si necesitas un hotel en Roma

Ofertas de viajes Roma

Las mejores guías de Roma para no perderte ningún detalle.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: